Cuándo, Por qué y Cómo decirle adiós a Chupos y Teteros para bebés

10/11/19

Muchos bebés se habitúan al tetero para alimentarse si por algún motivo se debe complementar la lactancia materna con leche de fórmula, o bien si la mamá vuelve al trabajo y se extrae su propia leche. Aún así, existen buenas razones para que el uso de teteros no se prolongue más allá del primer año de vida. Este también es un buen momento para ayudar a nuestro bebé a que progresivamente deje de usar chupo. ¿Por qué? En este artículo te lo explicamos, y además te daremos algunas sugerencias para conseguirlo, cosa que no siempre es fácil.

Chupos y teteros durante el primer año

Tanto los chupos como los teteros funcionan como sustitutos del seno materno. En el primer caso, ayudan a calmar al bebé (o a que se duerma) manteniendo su boca ocupada, proporcionándole confort y seguridad. Incluso hay estudios pediátricos que relacionan el uso del chupo a la hora de dormir como un factor de prevención para el síndrome de muerte súbita (aunque de ninguna manera esto convierte al uso del chupo en obligatorio). De cualquier forma, lo ideal es que el bebé lo utilice solo para la hora de dormir, que no se lo fuerce, que no se lo vuelva a colocar cuando se cae, y que se cuide su higiene apropiadamente (¡nada de limpiarlo con la propia saliva!).

En el caso del tetero, muchas veces juega un rol en la alimentación del bebé cuando su madre no está presente durante parte del día, o cuando por algún motivo es necesario alimentar al bebé con fórmula. Sin embargo, su uso también tiene detractores que sostienen que ningún niño debería utilizarlos porque son innecesarios y generan dependencia. Hay profesionales como María Luisa Villalba Bustillo, nutricionista y dietista, que los perciben como un obstáculo para la lactancia. ¿Cómo alimentar, entonces, a un bebé tan pequeño? Lo ideal sería ir directamente al vasito, o ayudarse con una cucharilla. Sin llegar a ese extremo, que requiere muchísima paciencia, tiempo y dedicación, es bueno tomar conciencia de los inconvenientes que el uso prolongado del tetero conlleva, para reducir gradualmente su uso y discontinuarlo cuando el niño ya ha cumplido el año de vida. 

¿Hasta cuándo permitirlos?

¿Por qué elegir el primer cumpleaños como fecha límite? En realidad, hay que verlo como una ventana de oportunidad. A esta edad, el niño puede comenzar a ingerir leche de vaca si la familia lo desea, y ya no es necesario ni aconsejable recurrir a la fórmula. Por supuesto que la lactancia materna puede prolongarse mucho más allá del año de vida, pero para beber otros líquidos, los niños ya están en condiciones de utilizar tazas o vasitos. 

Pero además, los niños de esta edad son naturalmente muy curiosos y quieren imitar a sus mayores, con lo que posiblemente acepten de mejor grado cambiar el tetero por un vasito. En niños mayores, el hábito de succionar para tranquilizarse o para entretenerse está mucho más instalado y resulta mucho más difícil de romper. Lo mismo ocurre con el uso del chupo: una vez que el bebé tiene un año, la muerte súbita ya no es un factor a tener en cuenta y el uso del chupo ya no conlleva ventajas, sino inconvenientes. ¿Cuáles?

Los riesgos del uso extendido del chupo

Los niños que prolongan el uso del chupo son aquellos que desde muy pequeños se han habituado a que sea un recurso (o el recurso por excelencia) para calmarse y confortarse. Lo mejor es nunca llegar a esto. Es preferible calmar el llanto del bebé con lactancia a demanda, con caricias, abrazos y palabras amorosas, y no recurrir al chupo más que para la hora de dormir. 

El uso prolongado del chupo está relacionado con problemas en la mordida. Para la fonoaudióloga Adriana Guzmán Ramírez, el chupo conlleva malformaciones del paladar, lo que a la larga acarrea no solo necesidad de ortodoncia, sino también, a mediano y largo plazo, trastornos del lenguaje.

Por otro lado, los chupos están relacionados con mayor incidencia de enfermedades e infecciones si no se los limpia adecuadamente. Recuerda descartar –eventualmente reemplazar- el chupo ante el menor signo de desgaste en el material.

El tetero tampoco se salva

Aún cuando recibe menos críticas que el chupo por tener una función ligada a la alimentación del niño, el uso prolongado del tetero también acarrea consecuencias muy negativas en el desarrollo del niño. Por un lado, sus efectos sobre la mordida y el lenguaje son similares a los del chupo. Pero además, el tetero también está vinculado con mayor incidencia de caries en los niños (sobre todo cuando se lo usa para ofrecer jugos u otras bebidas endulzadas), así como con la obesidad infantil.

¿Por qué? Porque después del primer año de vida, la leche no es ya el principal alimento del niño, sino tan solo uno de los muchos alimentos de lo que debería ser una alimentación variada. Los niños habituados al tetero suelen beber mucha leche, pero a expensas de otros alimentos (sobre todo los sólidos) y por eso, suelen arrastrar problemas de malnutrición, como la anemia por deficiencia de hierro. Por eso, si tu bebé de un año aún usa tetero, utilízalo solo para ofrecerle leche (entera, de vaca, sin chocolate ni saborizantes, ni miel, ni azúcar) en el desayuno, la merienda o antes de dormir, y nunca para mantenerlo entretenido o como sustituto de las comidas. 

¿Cómo ayudar al bebé a dejarlos?

Hemos visto que sobran los motivos para quitar los elementos de succión no nutritiva una vez que nuestro bebé haya cumplido un año. Lo mejor es tener en cuenta estos consejos antes de que se creen los malos hábitos que tanto cuesta erradicar:

  • Chupo solo para dormir, jamás endulzado, no como sustituto de los abrazos o del pecho materno.
  • Tetero solo para ofrecer leche, no como entretenimiento, no dejar que lo siga mordiendo o chupeteando cuando acabó de beber, no para irse a dormir abrazado al mismo.

Incluso cuando el bebé tiene solo seis meses y comenzamos con la alimentación complementaria, ya se puede ofrecerle una tacita con una pequeña cantidad de agua para que, de a poco, aprenda a manipularla. No debemos preocuparnos por los derrames ni las manchas. A esa edad, también es posible comenzar a darles de beber con un vasito entrenador de pico suave que no lastima las encías ni afecta la mordida,  o bien los prácticos vasos antiderrames

Si nuestro hijo sigue usando tetero después del año, podemos reducir su uso diluyendo la leche con agua y ofreciendo líquidos más atractivos (como jugo exprimido de frutas, o leche entera) en la taza o el vaso de transición con pitillo semicerrado, en lugar del tetero. Para disminuir el uso de tetero, poco a poco debes ir reemplazando una a una, gradualmente, las diferentes tomas: comienza por eliminar la del desayuno, estimulando a tu hijo a sentarse a la mesa con su familia y sirviendo su leche en un vaso. La última toma que se suele eliminar es la de la hora de dormir, relacionada con la rutina y la seguridad.

Muestra entusiasmo y alegría ante los logros de tu hijo, felicítalo cada vez que utiliza el vaso en lugar del biberón. Con respecto al chupo, una buena idea es cambiar su uso por otro objeto de transición, como un muñeco o un trapo, que lo ayude a calmarse y a conciliar el sueño.

Una última recomendación se refiere a las emociones del niño, que merecen consideración y todo nuestro respeto. Abandonar el chupo y el tetero es un paso importante en la independencia de nuestro hijo. Acompañarlo con afecto, explicándole los motivos para dejarlos y validando sus sentimientos (después de todo, muchos niños están realmente encariñados con su chupo o su tetero, que los consuelan y les brindan sensación de protección) es igual de importante que protegerlos de las caries.

Por último, a la hora de adquirir vasitos y otros utensilios, recuerda la importancia de seleccionar materiales seguros para cuidar la salud de tus hijos.


Por Mariana del Rosal, octubre de 2019


Fuentes consultadas:

https://kidshealth.org/es/Parents/no-bottles-esp.html

https://www.serpadres.es/1-2-anos/educacion-estimulacion/articulo/dejar-biberon-nino-1-ano

https://www.somosmamas.com.ar/bebes/edad-para-dejar-el-biberon/

http://pediatrica.org/estrategia-para-dejar-el-biberon/

https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-3720074

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/05/110509_salud_biberon_obesidad_wbm

https://encolombia.com/medicina/revistas-medicas/pediatria/vp-372/pediatria37202-ligaleche/

https://elpais.com/elpais/2019/06/14/mamas_papas/1560506280_348289.html

https://www.elcolombiano.com/historico/digales_no_a_los_biberones_en_neonatos-FAEC_143666

https://www.abcdelbebe.com/bebe/0-6-meses/es-perjudicial-el-uso-del-chupo-y-biberon-en-los-ninos-13828

https://scp.com.co/actualidad-pediatria-social/bogota-reducir-las-muertes-subitas-bebes/

https://www.elpais.com.co/cali/el-chupo-para-los-bebes-no-es-tan-malo-como-se-cree.html

https://crianzaysalud.com.co/el-chupo-o-entretenedor/

Dejar un Comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deberán ser aprobados antes de ser publicados