Cuidados del recién nacido: la guía esencial para padres primerizos

Cuidados del recién nacido: la guía esencial para padres primerizos

9/ 3/19

Tu bebé está por nacer muy pronto, y te sientes abrumada por los consejos recibidos (la mayoría de ellos suelen ser  bienintencionados pero no solicitados). ¿Qué pasa cuando recibes sugerencias o indicaciones contradictorias? ¿Cuáles cuidados del bebé son obligatorios e ineludibles, cuáles son opcionales, y cuáles innecesarios? 

En este extenso artículo intentaremos despejar las dudas más frecuentes que suelen surgir entre madres y padres primerizos, y separar lo que dice la ciencia de lo que solamente son mitos populares sin fundamento. ¡Esperamos que te sea de ayuda!

Antes de que nazca: preparar la casa para recibir al bebé

Es habitual que las madres en el tercer trimestre experimenten cierta ansiedad por limpiar la casa, ordenar, tener todo listo para la llegada del bebé. Esto se conoce como el “síndrome del nido”. Si te pasa a ti, está bien que lo respetes y que te avoques a esos quehaceres, siempre y cuando procures no fatigarte en exceso ni incurras en tareas que podrían ser peligrosas en tu estado: nos referimos a trabajos como levantar peso, mover muebles, pintar o emplear productos de limpieza potencialmente tóxicos, etc.

Algo a recordar es que tu casa –y, muy pronto, la casa del bebé- no es un hospital y no tiene que serlo tampoco. ¡No te obsesiones por esterilizarlo todo! Es cierto que el lavado de manos es fundamental, tanto para padres y para hermanitos como para las visitas que vienen a conocer al recién nacido, pero tampoco debes conservar al bebé en un ambiente por completo aséptico. 

Sí es importante para recibir a tu hijo que la casa esté limpia, que no haya humedad en las paredes de la habitación del bebé y que si hay que pintarlas, contrates a alguien (o le pidas a tu pareja que lo haga), con la suficiente antelación para permitir que los productos se sequen. Pero aún más crucial es la seguridad del hogar: que haya rejas en ventanas, que los tomacorrientes estén tapados, que dispongas de un lugar seguro para cambiar al bebé. No esperes a que el bebé crezca y se mueva con autonomía para encargarte de estos asuntos.

¿Y qué hay del ajuar del bebé? 

En primer lugar, no compres demasiada cantidad de ropa para recién nacido, y si te organizan un baby shower [LINK AL ARTÍCULO CUANDO ESTÉ PUBLICADO] procura que te obsequien ropita en talles más grandes. Esto es porque los bebés tienen tamaño recién nacido muy pocos meses, y si nace un bebé de gran tamaño hasta cabe la posibilidad que ni siquiera llegue a estrenar todas las prendas si las adquieres muy pequeñas.

Antes de vestirlo por primera vez, las abuelas aconsejan planchar las prendas del recién nacido para “esterilizarlas” por medio del calor, pero lo cierto es que también puedes colgarlas para que se sequen al sol y esto tendrá el mismo efecto. Por otro lado, la ropa para el recién nacido no requiere del uso de detergentes especiales sino que se puede lavar con jabón blanco. Lo importante es que se trate de un producto neutro e hipoalergénico, sin perfumes ni suavizante, ya que estas sustancias permanecen entre los tejidos y podrían irritar la delicada piel del bebé. Recuerda que esto también se aplica a las sábanas de su cuna o moisés.

Un error frecuente de los padres primerizos es abrigar en exceso a su bebé recién nacido. Pero los pequeños regulan su temperatura corporal, y si tú sientes calor, lo más probable es que tu bebé también lo sienta. Lo que se recomienda es siempre cubrir al pequeño con una capa más que la que lleva el adulto (debido a que los bebés pequeños se mueven muy poco). Abriga a tu hijo con varias prendas finas en lugar de pocas ropas gruesas, para que puedas ir abrigándolo y desabrigándolo de forma gradual. Puedes tocar su nuca para saber si siente frío o calor. Y a la hora de dormir, recuerda que los recién nacidos no deben utilizar cobijas: un sleeping es una excelente alternativa para que duerma seguro y confortable.

¿Qué hacemos con las mascotas en la casa? 

¿Convives con un perrito o un gato? Seguramente escuches consejos que te entristezcan, pues algunas personas te dirán que debes deshacerte de tus mascotas antes del nacimiento del bebé. ¡No es cierto! Aunque sí es verdad que debes seguir algunas recomendaciones. En primer lugar, lo ideal es extremar las medidas de higiene en las áreas de los animalitos, y que estos no entren en contacto con la cuna del bebé. Por supuesto, todos los animales de compañía deben estar debidamente vacunados y desparasitados. Y además, deben supervisarse los momentos en los que entren en contacto con el niño. 

Por lo demás, la convivencia entre bebés y mascotas tiene muchos beneficios (como aumentar el sistema inmunológico del niño y reducir el riesgo de que sufra alergia) y no hay motivos para que debas sacar a tus animales de la casa cuando llegue el bebé.

La alimentación del bebé

En principio, lo ideal es que tu bebé recién nacido se alimente únicamente de leche materna durante los primeros seis meses. Antes de esa edad, el bebé no debería ingerir ninguna otra cosa: ni aguas de lechuga ni ciruela, ni granadilla, ni siquiera agua. ¿Te preocupa no tener suficiente leche? La clave principal para una lactancia exitosa es que esta sea a demanda: es decir, poner el bebé al pecho cada vez que este lo solicite, olvidarse del reloj y seguir un poco más nuestros instintos. También puedes estimular tus pechos con un extractor y conservar leche para cuando regreses a trabajar.

Por otro lado, hay algunas mujeres que deciden no lactar, o bien no pueden hacerlo por indicaciones médicas –por ejemplo, porque requieren de un medicamento determinado que no es compatible con la lactancia. Los bebés recién nacidos, en ese caso, deberán alimentarse únicamente de leche de fórmula preparada para tal fin, y hasta el año de vida no deberían consumir leche de vaca ni sus productos derivados. Si utilizas teteros para alimentar a tu hijo recuerda que los primeros meses del bebé deben limpiarse muy bien y esterilizarse después de cada uso. Lo mismo debes hacer con los chupetes: por favor, no caigas en la práctica de “limpiarlos” metiéndotelos en la boca si se caen, ya que no harás otra cosa más que llenarlos de gérmenes.

La higiene del bebé

Durante los primeros días de vida no se suele bañar al bebé. En general se acostumbra esperar a que haya cicatrizado el ombligo, aunque otro motivo para postergar el primer baño es no retirar la vérnix caseosa de su piel (una pequeña capa de grasa que lo recubre al momento de nacer y que protege su piel de las irritaciones e infecciones). Por más que la vérnix parezca suciedad, se absorbe por sí sola en dos o tres días y le aporta muchos beneficios a la delicada piel del recién nacido.

Cuando finalmente sí lo bañes, utiliza siempre agua tibia (mide la temperatura con el codo) y un jabón de pH neutro. No es obligatorio colocar en la bañera al bebé todos los días si higienizas muy bien el área del pañal. Te irás dando cuenta de si tu recién nacido disfruta  del momento del baño, en cuyo caso sí, podrás hacer de este una parte de su rutina y relajación. 

Con respecto al cuidado del cordón umbilical, hay quienes aconsejan limpiarlo con alcohol 70ºC, otros que se inclinan por simple agua y jabón, y también incluso se dice que no hace falta aplicar nada, ya que naturalmente se seca y cae después de unos días. En efecto, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud no hay diferencias significativas entre el cuidado con antiséptico y mantener el cordón seco. Lo único que debes controlar es que no huela feo o presente secreciones, en cuyo caso sí será necesario consultar con el pediatra.

Sobre el cambio de pañales

¿Con qué frecuencia cambiar los pañales? Los bebés recién nacidos hacen deposiciones con mucha frecuencia, ¡en ocasiones, cada vez que terminan de lactar! Por eso puede que al principio te asombre la cantidad de pañales que gastas… Pero con el correr de los meses, su sistema digestivo se va regularizando y no es necesario cambiarlos con tanta frecuencia. 

Para limpiar su colita, utiliza agua, o una loción protectora (como óleo calcáreo) y reserva las toallitas húmedas para cuando estés fuera de casa, pues aún las mejores marcas pueden irritar la piel con el uso frecuente. Si tienes una niña, recuerda siempre limpiar el área de adelante hacia atrás, para no introducir en la vagina las bacterias que se encuentran en las heces. Si es un niño, no retirar hacia atrás el pene.

Una duda habitual de los primerizos es si hace falta despertar al bebé para cambiarle el pañal. Por regla general, si notas que se ha hecho popó sí deberías cambiarlo de inmediato, pues el contacto de las heces con sus nalguitas irrita la piel y puede causar enrojecimiento y paspaduras, la conocida “dermatitis del pañal”. Por otro lado, si el pañal solo está mojado, puedes dejarlo dormir y esperar a que despierte para alimentarse y cambiarlo entonces.

¿Quién es el más bonito de la casa?

Seguramente, una vez que sepas que tu bebé está sano y bien cuidado, también te preguntes por algunos detalles que hacen a su aspecto: nos referimos a decisiones tales como cortarle el cabello o colocarle –o no- pendientes a una niña. Por supuesto que, en definitiva, son decisiones de cada familia que forman parte de la cultura, de las costumbres y tradiciones. 

Sí podemos decirte que no hay ninguna indicación pediátrica a favor (o en contra) de pelar al recién nacido, así como es falso el mito de que cortando el pelo, después este crezca más fuerte. Es normal que ciertas zonas de la cabecita se vean calvas, debido a que el primer cabello del bebé suele caerse pasados unos meses, y después tarda más en crecer en aquellas zonas de la cabeza que pasan mucho tiempo apoyadas. Por eso, pelarlo hará que el cabello se vea más parejo al crecer, pero no cambiará su grosor ni su coloración por el solo hecho de cortarlo.

Con respecto al cuidado de sus uñas, sí debes prestar atención, pues al ser tan finas, el bebé podría lastimarse (o rasguñar el pecho de su mamá) si se las deja crecer sin control. Puedes aprovechar a cortarlas cuando el bebé está dormido, con un cortaúñas especial, o bien una tijerita de puntas redondeadas, o limarlas muy suavemente después de bañarlo, cuando las uñitas están más blandas por acción del agua tibia.

Un sueño tranquilo

El sueño es la principal actividad de tu bebé recién nacido, además de alimentarse. Los bebés recién nacidos pueden llegar a pasar durmiendo ¡hasta 18 horas diarias! Pero, claro está, no lo hacen de corrido ni conocen de horarios, razón por la cual para los padres las noches son agotadoras, en especial si la mamá lacta a demanda. Cuando el bebé todavía es muy pequeño, aún si duerme mucho los pediatras aconsejan despertarlos cada tres horas para que se alimenten. 

¿Y dónde debe dormir el bebé? La Sociedad Colombiana de Pediatría brinda pautas para un sueño seguro y la prevención del SIDS (Síndrome de la Muerte Súbita Infantil) que incluyen –pero no se limitan a- que el bebé duerma siempre boca arriba, que lo haga en una superficie firme, que comparta el cuarto con sus padres (aunque no la misma cama, para lo cual un moisés de colecho puede ser muy práctico en esta primera etapa si quieres colechar con tu hijo), que nadie fume en una casa donde hay un bebé, que la temperatura del ambiente sea fresca, etc. Recuerda también que no debes utilizar cobijas, cojines ni peluches en la cuna del bebé.

Prevenir las alergias

Con respecto a las alergias, ya hemos hablado más arriba de la importancia del contacto con las mascotas, y del cuidado de la ropa de bebé. No está de más recordar que una alergia consiste en la reacción exagerada del sistema inmunológico ante determinado agente (antígeno) que para la mayor parte de las personas es inocuo. Hay alergias de contacto, respiratorias, y también a ciertos alimentos. En los bebés recién nacidos pueden manifestarse como manchas en la piel o bien mediante cuadros respiratorios. En ese sentido, se recomienda reducir en casa las fuentes de ácaros (como peluches, cobijas peludas, cortinas pesadas)). Las alergias alimentarias se dan más adelante, ya que la alimentación complementaria no comienza hasta después de los seis meses.

No se conoce exactamente por qué algunas personas padecen de alergia y por qué otras no, aunque se considera que existen tanto factores ambientales como genéticos. Por cierto, si tanto tú como tu pareja tienen algún tipo de alergia, el bebé tiene más de un 50% de posibilidades de desarrollarla en su vida. Algo que debes tener en cuenta es que lo hereditario, en todo caso, es la predisposición a hacer alergia, y no la alergia específica: puede ser que tú seas alérgica a un medicamento, tu pareja al polen, y el pequeño desarrolle alguna alergia alimenticia en algún momento.

Por cierto, la lactancia materna, entre sus muchas ventajas, también contribuye a reducir el riesgo de alergia más adelante en la vida del niño. 

Un pediatra en quien confiar

Durante la crianza de tu hijo te tocará escuchar toda clase de recomendaciones (las pidas o no) y muchas de ellas no dejan de ser un mito. Otras tal vez en algún momento estuvieron avaladas por la ciencia, pero han sido desacreditadas con el paso del tiempo: por ejemplo, hace cien años a los bebés se los solía fajar “para que su columna estuviera derechita”, y hoy se sabe que lo mejor que podemos hacer por la postura del bebé es permitirle el movimiento libre y, en caso de elegir portear, recurrir a cargadores ergonómicos

Por ese motivo, para despejar cualquier duda, siempre debes confiar en la palabra del pediatra del bebé. Esta persona también te indicará cuándo le corresponde cada vacuna y los estudios de control, controlará el crecimiento del niño –no solamente su peso y talla sino los indicadores de su desarrollo, como los reflejos- y estará disponible ante emergencias.

Por cierto, ¿cada cuándo consultar al pediatra? En principio, las visitas son muy frecuentes –cada 15 días- pero con el correr de los meses, se irán espaciando. De cualquier manera, no dejes de acudir a urgencias en caso de:

  • Temperatura inferior a 36ºC o superior a 38ºC (fiebre)
  • Alteraciones en la piel
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea prolongada o presencia de moco o sangre en deposiciones
  • Disminución del apetito
  • Fontanelas abombadas
  • Decaimiento general
  • Movimientos descontrolados

No son motivo de consulta de urgencia el hipo, el dormir varias horas de corrido o, lo que es más frecuente, el despertarse a menudo para lactar, el preferir un pecho a otro, o el hacer deposiciones oscuras los primeros días de vida (el llamado meconio). 

De cualquier manera, lo más importante es que tengas un pediatra que te dé seguridad y a quien puedas hacerle todas las preguntas que consideres necesarias, que te dedique el tiempo preciso en la consulta para dejarte tranquila, y quien esté dispuesto a recibir un llamado fuera del horario laboral si hace falta.

Sabemos que los primeros días, las primeras semanas, y hasta los primeros meses con un bebé pueden ser muy duros porque generan muchos temores y ansiedad en los nuevos padres. ¡Confía en tus instintos, lo harás bien! Y el tiempo pasa más rápido de lo que te imaginas.

¡Disfruta mucho de cada momento con tu precioso bebé!


Por Mariana del Rosal, septiembre de 2019

Fuentes utilizadas:

https://www.serpadres.es/embarazo/trimestres/articulo/que-es-el-sindrome-del-nido

https://www.bebesymas.com/recien-nacido/11-mejores-consejos-para-cuidado-recien-nacido-pelo-unas-bano-cremas

https://www.losandes.com.ar/article/view?slug=animales-y-bebes-beneficios-de-una-buena-adaptacion

https://www.embarazoymas.net/bebes/vernix-caseosa-cuando-banar-al-bebe-recien-nacido/

https://www.infosalus.com/estetica/noticia-debe-cortar-pelo-recien-nacidos-20181115083033.html

http://www.pediatricblog.es/los-panales-cuando-y-como-se-ha-de-cambiar-el-panal/

https://scp.com.co/actualidad-muerte-subita/practicas-de-sueno-seguro-en-el-lactante-menor/

https://www.dodot.es/recien-nacido/cuidados/articulo/como-detectar-la-alergia-en-ninos-de-0-a-36-meses

https://www.abcdelbebe.com/bebe/0-6-meses/guia-para-saber-cada-cuanto-debe-ir-al-pediatra-y-que-consultarle-14455

http://www.revistamipediatra.es/articulo/454/motivos-de-consulta-obligada-al-pediatra-en-recien-nacidos

Dejar un Comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deberán ser aprobados antes de ser publicados