El coche para bebé: ¿Cómo Comprarlo?

El coche para bebé: ¿Cómo Comprarlo?

11/ 2/20

Una de las decisiones de compra más importantes que deben asumir los nuevos padres es la del coche para bebé. A diferencia de otros productos, que son necesarios únicamente mientras el bebé es muy pequeño, al coche que elijas lo utilizarás durante muchísimo tiempo y en numerosas oportunidades. Además, hay que tener en cuenta que cualquier coche para bebé implica una inversión de dinero significativa (aunque, por supuesto, los hay de diferentes valores).

Algunas familias tienen la suerte de heredar el coche de un sobrino mayor, y otras lo reciben como regalo de baby shower. En cambio, si tienen que escogerlo ustedes, seguramente estén llenos de dudas y hayan venido hasta aquí en busca de asesoría. Ante tantos modelos, ¿cuál elegir? ¿Cómo saber si son realmente seguros para el bebé? ¿Qué elementos de confort son los que conviene privilegiar?

En este artículo hablaremos sobre los orígenes de este accesorio hoy esencial, qué elementos son más importantes a la hora de elegir uno, y cuáles son las últimas novedades que han salido al mercado.

Una breve historia de los coches para bebé

Transportar a los bebés ha sido una necesidad humana a lo largo de la historia (y de la prehistoria también, si vamos al caso). En efecto, los bebés humanos, a diferencia de otros mamíferos, tardan muchísimo tiempo en poder desplazarse por sus propios medios: no aprenden a caminar antes del año, o el año y medio, y aún con tres o cuatro años cumplidos pueden cansarse si tienen que recorrer largas distancias. Por eso, desde los comienzos de la humanidad, las mamás y los papás han debido cargar con sus niños, protegerlos de los peligros y, a su vez, realizar otras tareas. Muchas culturas alrededor del mundo han adoptado alguna forma de porteo, que también es una opción a contemplar hoy pues tiene sus beneficios: por cierto, aún si escoges portear te conviene contar con un coche para bebés pues es más conveniente en algunas situaciones, especialmente para largos trayectos de caminadas ó cuando los bebés empiezan a pesar más 10 kilos, momento en el que la espalda del porteador en jornadas largas pedirá auxilio.

El coche para bebés tiene una historia que se remonta a los últimos tres siglos. Inventado en 1733 por el arquitecto y diseñador del Jardín Real del Reino Unido William Kent, en sus orígenes fue ideado para los hijos del Duque de Devonshire, y pronto adoptado por la aristocracia. El coche de Kent estaba hecho de mimbre y muy adornado, tenía la forma de una concha marina, con largos arneses en forma de serpiente (animal que forma parte del escudo de Devonshire) que se sujetaban a un animal (cabra!) como si se tratara de una pequeña carroza, o de un trineo de perros. Recibió muchos aplausos, pero solo se fabricaron unos pocos ejemplares debido a su altísimo costo.

A lo largo del siglo 18, el coche para bebés se transformó en un símbolo de estatus social. En 1848, fue un norteamericano quien ideó el primer coche para empujar a mano (si, fue mas de un suglo de coche halado por cabras y animales pequeños similares).

Era un cochecito muy simple sin canopy, casi una silla de ruedas para bebés, que no funcionó muy bien en los Estados Unidos pero se convirtió en un éxito en Inglaterra.

Por su parte, William Richardson en 1889 fue el primero en patentar un coche para bebé. Esta patente impulsó diversos modelos de coche que primero se impusieron en Europa, antes de extenderse gradualmente hacia los Estados Unidos. Muchos de estos coches resultaban demasiado pesados o incómodos de empujar, entonces los padres tiraban de ellos: pensemos que materiales ligeros, como el plástico o el aluminio, no se popularizaron hasta mediados del siglo 20. Coincidentemente, fue para esta época que los costos de fabricación bajaron, lo que les permitió a las familias de clase media acceder a este artículo que, durante tanto tiempo, fue considerado de lujo.

Por fortuna, en la actualidad, existen numerosos modelos de carros para bebés al alcance de las familias trabajadoras, al punto que el coche se ha convertido en un objeto esencial para los nuevos padres.

¿Qué buscar cuando se busca un coche para bebé?

En la actualidad existen infinidad de marcas y modelos y tenemos muchas opciones al elegir un coche para bebé moderno. Por supuesto, la elección final depende de las necesidades de cada familia, de si es un niño o hay otros hermanos, del lugar de donde se vive, de la necesidad de transportar el coche para bebé en el automóvil o en transporte público, etc. A continuación, daremos algunas pautas de qué buscar cuando se busca un coche.

  • Seguridad ante todo

No podemos insistir lo suficiente en la importancia de comprar artículos para bebés que cumplan con los estándares de seguridad necesarios. De acuerdo con la CPSC (Consumer Product Safety Comission), en los Estados Unidos se han recibido cerca de 1300 informes de accidentes relacionados con coches para bebés entre 2008 y 2013, y cuatro de ellos resultaron fatales. Aquí mencionaremos elementos que debes tener en cuenta sí o sí al adquirir un coche para bebés, porque la salud (y hasta la vida) del bebé pueden depender de ellos.

  1. Totalmente reclinable: Si estás eligiendo el primer coche, debes tener en cuenta que hasta que el niño no se siente por sus propios medios no se puede poner en un coche que no recline del todo. Por eso, si quieres un modelo de coche que pueda usar tu bebé recién nacido, debes tener en cuenta que se pueda reclinar por completo, quedando el niño acostado (Además, esta característica será la más amada para las siestas que hará tu bebé incluso de 2 y 3 años). Los coches paseadores del tipo sombrilla sencillos, que usualmente no reclinan del todo, no son apropiados para bebés recién nacidos.

Entonces, eliminando esos modelos, que sí podrás utilizar más adelante, por ejemplo para ir de viaje con tu niño ya mayorcito que pueda permanecer sentado, te queda inclinarte por una de estas opciones: los que se reclinan totalmente, y los travel system, que conectan la silla de carro tipo portabebés al coche. Cada uno tiene sus ventajas y sus desventajas. Muchas familias optan por un coche para bebé con silla de carro incorporada, el inconveniente es que las de recién nacidos duran muy poco tiempo, con lo que su impacto ambiental es mayor. 

  1. Arnés de cinco puntos: Está comprobado que con un arnés de tres puntos el niño se puede zafar, ya sea de manera accidental o intencional cuando ya se han convertido en pequeños escapistas. De los de arnés tipo correa solo sujeta en los costados, ni hablemos. Por supuesto, recordemos que el bebé siempre, SIEMPRE, debe ir correctamente sujeto en el coche, así como en la silla del carro o en la silla alta para comer. Un bebé suelto, por pequeño que sea y que tal vez creas que por no saberse sentar no se va a caer, puede caerse en un tropezón del coche. Una caída puede ser muy peligrosa para su bienestar.
  2. Un buen sistema de frenado y seguros: El coche que elijas debe ser fácil de frenar y el bebé no debe tener acceso a los frenos. Uno de los más comodos es el freno de pie que con solo un movimiento rápido puedes activar con tu zapato para emergencias, otros tienen el freno en las llantas traseras pero necesitas cambiar de posicion para acceder a este. Algunos modelos permiten que a las ruedas delanteras se les pueda bloquear su capacidad de giro para ir en línea recta más fácilmente. También debe contar con un sistema de cierre seguro que impida que pueda plegarse con el niño dentro, pudiendo atrapar sus manitas o sus pies entre los engranajes.
  3. Base ancha: Al elegir el modelo de coche, presta atención al ancho de la base y la distancia entre las ruedas. Los coches con una base ancha son menos susceptibles de volcar, aunque los angostos cabrán en cualquier lugar (¡piensa en ascensores de torres médicas!)

Otras medidas de precaución que hay que tomar se refieren no al modelo de coche en sí, sino a la conducta de los adultos a cargo del bebé:

  • Asegurarse de que el peso del niño, al crecer, no excede la capacidad del coche.
  • Tener cuidado al colgar bolsos o pañaleras del manubrio, pues si son pesados podría ocasionar un desequilibrio y que el coche se caiga.
  • Evitar los móviles y colgantes con los que el bebé podría enredarse
  • Sobre todas las cosas, jamás dejar desatendido el coche cuando el bebé está en él.

 

  • Elementos de confort

Aquí nos referimos a aquellos componentes que el coche puede o no tener, porque no resultan esenciales para salvaguardar la seguridad del niño, pero que sí pueden hacer la diferencia entre modelos más o menos cómodos, ya sean para el niño o para nosotros, quienes llevamos el coche.

  1. Canopy: Nos referimos al “techito”, parasol o sombrilla plegable que muchos modelos de coche para bebé traen incluidos. Puede dar sombra que mantendrá a tu bebé fresco y protegido de los rayos del sol, y además puede cubrirle parcialmente de la lluvia. Un buen canopy tendrá una cobertura eficaz, un mal canopy será ¡practicamente simbólico! es comun en coches de gama baja (los más económicos) encontrar canopies de 1 solo cuerpo, es decir, angostos, que no cubrirán del sol. En el extremo opuesto encontramos canopies extragrandes como el del coche tipo Trifold, de 4 a 5 cuerpos ajustable, puedes verlo Aquí. Si estás en el parque, por ejemplo, y el niño está durmiendo, se puede cerrar creando un espacio libre casi de ruido y totalmente privado, con luz reducida. Y cuando llueve no se mojan, por lo que no hay necesidad de poner una carpa impermeable.
  2. Reposapiés: Aunque casi todos los coches cuentan con reposapies para preescolares (esa barrita tipo tabla arriba de las ruedas), tu bebé tardará buen tiempo en alcanzar estas tablitas, y si no tiene soporte para sus piernas por meses viajará con las piernas colgando lo que les causa incomodidad, cansancio y adormecimiento (calambre) de las piernas. Los reposapiés de los que hablamos son extensiones del asiento, algunas fijas, otras con ángulo ajustable, que soportan las piernas de tu bebé cuando superan el largo del asiento. Elige un modelo que cuente con reposapiés extensible para que resulte más confortable.
  3. Manubrio ajustable: Un manubrio ajustable en altura y ángulo es importante para la comodidad de los papás, sobre todo si mamá y papá (o cualquier otra persona que cuide al niño) tienen alturas muy diferentes, y un manubrio muy bajo ó muy alto hará que el cuerpo del adulto adopte posiciones poco adecuadas que pueden causar dolores lumbares, de brazos, hombros, entre otros. Otra cosa a tener en cuenta respecto al manubrio es que este sea blando y de buen calibre, porque un manubrio rígido y muy delgado resulta incómodo para las largas caminatas, especialmente para personas con antecedentes de tunel del carpio ó artritis.
  4. Amortiguación: Si el coche para bebés tiene un uso que excede el paseo por centro comercial con suelos pulidos, te conviene conseguir un modelo con buena amortiguación que pueda andar por aceras, pasto, y todo tipo de terrenos irregulares sin que tu bebé vaya sintiendo cada piedra sobre la cual pasa el coche. Por lo general a mas alta es la gama del coche, mejor está en amortiguación (no es comun en coches econocmicos). Acá destacan los coches todoterreno que no solo cuentan con ruedas grandes e inflables, sino con sistemas de amortiguación avanzados que le permitirán a tu bebé dormir mientras corres por caminos irregulares y sin pavimento. Por ejemplo, el modelo de Thule de tres ruedas es ideal para ir por el campo, por calles empedradas, etc. Es perfecto para las familias deportistas que aman la vida al aire libre.
  5. La canastilla inferior: No todos los coches incluyen una canastilla amplia bajo el asiento, y tampoco es imprescindible para la comodidad del bebé. Sin embargo, resulta sumamente útil porque sirve para guardar la pañalera, llevar juguetes, y hasta cargar algunas compras que se hagan durante el paseo. Es importante ver cuánto peso resiste antes de cargarla. ¡Y recordemos que el peso de la carga de la canastilla se suma al del bebé! Un coche que resiste hasta 75 libras quedará sobrepasado si tu hijo pesa 55 libras y cargas la canastilla con más de 20 adicionales.

Mención aparte merece el tamaño del coche: cualquiera sea el modelo que quieras comprar, asegúrate de que entra plegado en el maletero del automóvil, y en lo posible desplegado en el ascensor de tu edificio si vives en un apartamento.

Estado del arte en materia de coches para bebés

Ya sabes cómo elegir un modelo de coche para bebés. Aquí te contaremos lo último en diseño y tecnología actuales, qué es lo mejor que se está haciendo. Por supuesto que el mejor coche para bebé implica un mayor gasto que otros modelos más básicos y perfectamente seguros, pero es una inversión que vale la pena considerar si pensamos que puede usar varios años (en algunos casos, sirve hasta para dar largos paseos con niños que ya han cumplido cuatro o cinco años), y que se pueden pasar a hermanitos menores, sobrinos, o hijos de amigos.

En principio, la disyuntiva está entre elegir entre un coche lo más confortable posible y entre uno bien liviano y fácilmente portable. En un extremo, el de los coches confort, podemos ver los de la marca Britax, que resultan muy confortables para el niño pero que son aparatosos e inmensos, y que el problema que conllevan es que al año del bebé lo archivemos porque nos resultará mucho más fácil llevar uno portátil o sombrilla.

En el otro extremo, tenemos coches como  los Tri-Fold, lo último en coches plegables, que se doblan en tres secciones y se pueden llevar como un bolso de mano porque su peso no excede los 5 kg. Estos coches ultracompactos resultan más costosos que las tradicionales sombrillas, tienen todos los elementos de control pero además son muy confortables para los adultos debido a que se pueden llevar como mochila. Por otro lado, al ser evolutivos, permiten que los use desde el bebé recién nacido hasta el niño ya mayorcito. De esta manera, la familia invierte solo en un coche, y no en el paseador más los demás como se venía haciendo hasta ahora.

Por el lado de los coches sombrilla, son modelos que se pliegan verticalmente, son más económicos como los Tri-Fold pero no resultan tan fáciles de llevar en la mano, en el maletero del coche o despacharlos para viajar en avión. Tampoco son tan cómodos cuando sale una madre o un padre solos con el bebé, por más que se pueda plegarlos con una mano mientras que con el otro brazo se sostiene al niño.

Si buscas lo último en Travel System (es decir, un coche para bebé con silla de carro incorporada) y en modelos plegables, echa un vistazo a este modelo de Doona, que a diferencia de los tradicionales modelos desmontables, reúne en un mismo dispositivo el coche, la silla para carro y el tradicional portabebé de descanso: se puede plegar con facilidad, llevar en la mano o bien hacerlo rodar.

Una última mención en novedades merecen los coches tipo vagón y los coches tipo vagón para bicicleta, ideal para desplazamientos seguros en familia.

¿Y si tengo más de un bebé?

Si tienes gemelos, ¡también existen modelos de coche para bebé doble, perfectos para familias como la tuya! Se los consigue en línea o en tándem. Los hay para todos los presupuestos, desde un todoterreno como el de Thule pasando por un ultrarreclinable que se puede cargar como morral, de Zoe, hasta un modelo más económico pero seguro como el de Delta Children… Y si en lugar de dos bebés esperas trillizos, ¡o hasta cuatrillizos! puedes contactarnos porque además de coches para bebé doble también ofrecemos modelos que permiten ubicar tres o cuatro bebés.

Por otro lado, tal vez este no sea tu primer bebé sino que haya un hermanito mayor. A los coches tradicionales se les puede añadir un accesorio muy buscado que es la patineta: se adaptan a la barra lateral y se ajustan mediante pivotes que se atornillan, resultando completamente seguros para que el hermano o la hermana mayor puedan ir también en el coche para bebé. A los niños mayores les resulta divertido, reduce los celos de tener que caminar mientras el pequeñito va cómodo en su coche, y además, nos facilita la vida a los adultos ya que escucharemos menos quejas de cansancio por parte de los mayorcitos, que después de todo siguen siendo pequeños y a veces se ven exigidos a seguirnos el ritmo.

¿Ya has encontrado el mejor coche para bebé? ¿Buscas un coche para bebé moderno, o prefieres inclinarte por los modelos tradicionales? ¡Te deseamos que disfrutes de muchos hermosos paseos junto con tu bebé, y que este viaje siempre cómodo y seguro!

Por Mariana del Rosal, en colaboración con Locos Bajitos.

 

Fuentes:

https://philandteds.com/blogs/news/history-stroller-now

https://mommyhood101.com/history-of-the-baby-stroller

https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/stroller-safety/art-20043967

https://www.healthychildren.org/English/safety-prevention/on-the-go/Pages/How-to-Buy-a-Safe-Stroller.aspx

Deja tu comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.