Jardín Infantil: ¿Montessori, Waldorf ó Reggio Emilia?

Jardín Infantil: ¿Montessori, Waldorf ó Reggio Emilia?

8/14/19

¿Cuál es el método de enseñanza ideal para tu hijo?

Has decidido que tu hijo pase  algunas horas diarias en el jardín infantil. ¡Qué emocionante! Pero, ¿a qué tipo de institución debería asistir? Puede que tú y tu pareja estén un poco abrumados al ver que existen tantas opciones, cada una con sus particularidades, su pedagogía y sus diferentes enfoques. 

Aquí hablaremos sobre algunas metodologías en educación preescolar para que tengan una idea sobre cuál alternativa es la más adecuada para tu familia. Desde ya te lo anticipamos: ninguna es la ideal de por sí, sino que depende de los valores, creencias, estilo de crianza y también, claro, de las características de cada niño.

El jardín infantil en Colombia

La educación en la primera infancia en Colombia está regida por la Ley General de Educación Nº 115, que en principio no se refiere ni a las guarderías ni al jardín infantil. Garantiza un año obligatorio de educación preescolar antes de la escuela primaria propiamente dicha (el año conocido como Transición), esto “para su desarrollo integral en los aspectos biológico, cognoscitivo, sicomotriz, socio-afectivo y espiritual, a través de experiencias de socialización pedagógicas y recreativas” (Sección segunda, art. 15). Es ,  Suponemos que te faltan varios años, así que hablaremos de lo que ocurre antes. 

En la actualidad muchos padres optan por inscribir a sus hijos en las instituciones de educación inicial, conocidas como jardines infantiles, que ofrecen varios años optativos de educación para la primera infancia previos al preescolar. Hasta hace algunos años, se acostumbraba que los niños ingresaran al jardín infantil hacia los dos o tres años, pero debido a que cada vez más madres se han sumado a la fuerza laboral, muchos más pequeños están ingresando a la guardería desde los 4 meses, coincidiendo con la reincorporación de su mamá al trabajo después de la licencia materna. 

Hasta que cumplan los dos años, estos niños (en realidad, bebés) son atendidos en programas de Párvulos de jardines infantiles (las famosas “salacunas”). Además de alimentarlos y dejarles dormir la siesta, cuentan con estimulación temprana. Muchos de estos centros ofrecen jornadas de 8, y hasta 12 horas, para poder cuidar a los pequeños mientras sus padres se encuentran en el trabajo. Si este es tu caso, ¡nada de culpas! Son instalaciones muy preparadas para el cuidado de los más pequeñitos, las cuidadoras están formadas en estimulación temprana y ofrecen amor y mucha contención. Además, tienen muy pocos niños a su cargo pues se organizan en grupos reducidos.

Entre los 2 y los 3 años, una gran mayoría de niños ingresan por primera vez al jardín infantil, vienen de estar en casa con mamá, familiares ó nanas, y hacen una transición un poco más consciente de estar en casa a estar en el  jardín. Algunos niños incluso, ingresan directamente desde casa al colegio en el que estudiarán su primaria y bachillerato, en programas especiales que acogen a los más chiquitos desde tan temprano como los 2 años. 


Los enfoques europeos en la primera infancia

La primera distinción que habría que hacer a la hora de elegir un jardín infantil es si está enfocado en la enseñanza académica, o en el juego libre, que terminan siendo los polos relativamente opuestos entre los que se ubican múltiples metodologías vigentes en la actualidad. Mientras que los primeros son más estructurados, ponen mayor énfasis en el aprendizaje de contenidos curriculares (principalmente la matemática y la lectoescritura) y se proponen preparar al niño para el ingreso a la escuela, los segundos ofrecen un programa más relajado, con menos estructura, permitiendo mayores momentos de esparcimiento y haciendo énfasis en las relaciones sociales del niño, el desarrollo de la autonomía y en que se divierta yendo a clases. La mayor parte de los jardines no encaja 100% en una de estas categorías sino que más bien se orienta un poco más hacia uno u otro enfoque.

Entre los métodos de enseñanza más valorados a la hora de elegir un jardín infantil, hay tres corrientes principales procedentes de Europa que abordan la pedagogía en la primera infancia  y que tienen unos cuantos puntos en común. Nos referimos a las escuelas Montessori, Reggio Emilia y Waldorf. De acuerdo con Carolyn Pope Edwards en un extenso análisis de 2002, los tres enfoques representan un ideal explícito de paz y reconstrucción de la sociedad humana, se alejan de la violencia y se proponen ayudar a los niños a alcanzar todo su potencial como personas íntegras, creativas e inteligentes. 

En cada uno de estos enfoques, los niños se consideran agentes activos de su propio desarrollo. Los docentes se desenvuelven en ambientes cuidadosamente preparados, y estéticamente atractivos, que funcionan como herramienta pedagógica en sí mismos y que envían el mensaje de respeto hacia el niño. Otro aspecto en común es que en los tres se valora el trabajo conjunto con los padres. Por otro lado, cada uno de estos métodos de enseñanza tiene sus particularidades. Veamos las más destacadas.

Montessori

Lleva su nombre por Maria Montessori (1870-1952), primera médica italiana que desarrolló una metodología innovadora para trabajar con chicos discapacitados y en 1907 fundó su Casa del Bambini (Casa de los Niños) en Roma, destinada a niños de entre 4 y 7 años. Se fue de Italia huyendo del fascismo y su pedagogía se expandió a otros países. Ella creía en la inteligencia natural del niño que desde el principio demuestra aspectos racionales, empíricos y espirituales. Desde una metodología constructivista, concibe al niño como activo, sediento de conocimientos y preparado para aprender a través del contacto con el mundo, el juego y el trabajo.

Algunos principios de los jardines Montessori son el concebir al movimiento y al pensamiento como ligados, el permitir la libre elección de actividades por parte de los niños, fomentar el aprendizaje con los pares (incluso pueden mezclarse niños de diferentes edades en un grupo), el aprender dentro de un contexto y el fomentar el orden. El jardín infantil Montessori normalmente tiene más de una maestra por grupo y se procura que el docente guíe y supervise a los niños permitiendo que ellos, de manera individual o en pequeños grupos, dirijan ellos mismos sus propias actividades en base a su interés, fomentando su autoestima, su independencia y la adquisición de autodisciplina. El currículum incluye lenguaje, matemática, cultura, vida práctica y exploración sensorial. Se fomenta que los niños aprendan mediante la experiencia directa. Entre los 3 y los 5 años se aprovecha el interés del niño para instruirlos en lectoescritura, adoptando un enfoque fonético (enseñanza de las letras) y fomentando su natural interés y curiosidad por los libros.

Estos jardines se caracterizan por sus hermosos ambientes y materiales de juego y trabajo que favorecen la autonomía y la libertad de elección de cada niño: bibliotecas a su altura, diferentes clases de muebles, alfombras y cojines para sentarse donde quieran, materiales de arte, juegos y juguetes distribuidos en sectores por los que los niños tienen libre circulación, etc. Sin embargo, a diferencia de un enfoque como el Waldorf, las escuelas Montessori se centran más en el trabajo académico que en el juego imaginativo, eso sí, siempre respetando que cada niño aprende a su propio ritmo y que se aprende mejor mediante la manipulación de materiales, la experimentación y la observación de otros niños mayores que mediante la instrucción directa del adulto, que solo se limita a supervisar y estimular el descubrimiento de los pequeños.

Reggio Emilia

El nombre de esta corriente pedagógica es el de una ciudad del norte italiano donde los docentes, los padres y los niños comenzaron a trabajar juntos a partir de 1945, concluida la Segunda Guerra Mundial, para reconstruir la sociedad. Fueron liderados por Loris Malaguzzi, que seguía ideas de Dewey, Piaget, Vygotsky, Bruner y otros teóricos de la educación y construyeron un sistema ejemplar de guarderías y jardines infantiles (no hay escuela básica Reggio Emilia, ya que es un sistema ideado exclusivamente para la educación de la primera infancia). Malaguzzi tenía una imagen del niño como un ser social desde el nacimiento, lleno de inteligencia, curiosidad y asombro. Su visión se describe como una educación basada en las relaciones que el niño establece con los demás y busca convertirlo en un productor de cultura, valores y derechos.

Este enfoque combina el juego libre con la enseñanza académica, y hace especial énfasis en la interacción social y en el aprendizaje a partir de proyectos, elegidos en conjunto por cada niño y su docente. Los maestros, que cumplen el rol de guías y suelen trabajar en parejas pedagógicas, apoyan a los niños en sus exploraciones e investigaciones. Los niños en estos jardines alcanzan diferentes competencias para representar ideas y sentimientos a través de diferentes lenguajes (“los cien lenguajes”) que incluyen palabras, movimiento, pintura, escultura, dibujos, juego dramático, títeres, música, por lo que el arte es otro de los puntos fuertes de los jardines infantiles Reggio Emilia. Si bien no se instruye a los niños preescolares en lectoescritura, esta puede surgir a medida que los niños la requieren para comunicar sus ideas a los demás. También hay maestros especiales que imparten clases de música, de pintura, etc. y se trabaja mucho en forma conjunta con las familias de los niños, esperando de los padres un rol activo dentro del jardín.

Waldorf

La pedagogía Waldorf fue instaurada por el científico y filósofo austríaco Rudolf Steiner, quien quería integrar el plano espiritual y científico de la experiencia humana, para lo cual fundó la antroposofía. Concibe a la educación en septenios (ciclos de siete años). El primer septenio corresponde desde el nacimiento hasta los siete años, y se lo conoce como el septenio de la bondad: la máxima que se intenta transmitir al niño es que el mundo es bueno. Se concibe que los primeros tres años de vida lo ideal es que el niño sea educado en el hogar, y que cuando comience a nombrarse a sí mismo pueda sí, integrarse en la educación preescolar.

Este enfoque está claramente centrado en el juego libre, de hecho en el jardín infantil Waldorf no hay enseñanza académica tradicional, no se enseña a leer ni a escribir todavía, ya que se considera mucho más importante la imaginación y el juego libre.  El “trabajo” más importante a esta edad es el juego imaginativo, concebido como la actividad en la que un niño crece tanto física como intelectual y emocionalmente. Los niños en los jardines Waldorf aprenden a través de la imitación y las acciones. Las actividades se enfocan en el conocimiento del propio cuerpo, el juego creativo, las salidas, las actividades prácticas (como cocinar, limpiar, hacer jardinería), los cuentos y las canciones. El lenguaje en esta etapa es oral, nunca escrito. Se sigue un calendario cíclico de rutinas y actividades diarias, semanales y anuales, incluyendo diversos festivales. 

También se valora mucho el contacto con la naturaleza: trabajar en la huerta, caminar al aire libre, observar plantas, etc. Se evitan los juguetes comerciales de plástico y se opta por manipular materiales como madera, telas, crayones de cera. Los docentes funcionan como ejemplos a seguir, tanto al modelar actividades a imitar, como también al proveer un entorno de armonía, respeto hacia los demás y hacia la naturaleza. Pero el centro de la actividad es el propio niño, comprendido desde un punto de vista integral, no solo cognitivo sino también afectivo y social.

La corriente constructivista

Otro enfoque de enseñanza que hoy en día está muy presente en jardines infantiles colombianos es el constructivismo, que a diferencia de la enseñanza tradicional (donde el docente imparte información y se concibe al alumno como un receptor), se concibe el proceso de aprendizaje como algo activo y dinámico, en el que los niños participan desarrollando sus propias teorías y métodos para construir el conocimiento. 

Muchos de los jardines con este enfoque consideran también la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, quien sostiene, en pocas palabras, que no tenemos una inteligencia, sino diversas capacidades, y que cada persona se desenvuelve mejor en algunas de ellas: por ejemplo, puede que nuestro hijo se destaque en su capacidad visual-espacial y sea un prodigio armando rompecabezas, o que desarrolle la inteligencia interpersonal y sea un excelente líder con sus compañeritos, o que se destaque en la inteligencia musical y disfrute ante todo tocando instrumentos, etc. Los jardines con enfoque constructivista se aseguran de ofrecer a los niños diversas oportunidades para desarrollar sus inteligencias múltiples y no limitarse al enfoque tradicional que privilegia la lógico-matemática y la verbal-lingüística, a veces pasando por alto otras capacidades igual de valiosas.

Otras decisiones: ¿Bilingüe o no? ¿Religioso o laico? ¿Estatal o privado?

Aún habiendo elegido una corriente pedagógica que nos entusiasme, quedan preguntas por responder. ¿Es conveniente que el niño aprenda una segunda lengua ya desde el jardín infantil? No hace falta insistir mucho sobre la conveniencia de saber un segundo idioma en nuestro mundo globalizado, donde el inglés es la lengua vehicular por excelencia que abre tantas puertas, pero también otros idiomas sirven para ampliar nuestros horizontes culturales (y laborales). Los niños que desde pequeños entran en contacto con una segunda lengua suelen desarrollar mejor muchas capacidades cognitivas, como la creatividad, la curiosidad, la resolución de problemas, además de que adquieren una pronunciación muy cercana a la de los hablantes nativos (cosa que definitivamente no ocurre con quienes estudian el idioma ya mayores). 

Sin embargo, para algunos niños, un jardín bilingüe puede representar una mayor carga horaria e implicar un reto a su adaptación y su desempeño en otras áreas. Cada familia decidirá, en cada caso, lo que considere más conveniente. Por cierto, existen opciones intermedias: jardines que, sin ser bilingües, sí ofrecen alguna aproximación a la segunda lengua en talleres de poca carga horaria semanal.

Otro aspecto a considerar es la enseñanza religiosa. Mientras que algunas familias prefieren que sus hijos asistan a jardines infantiles dirigidos por alguna comunidad parroquial, para que reciban desde pequeños instrucción y valores que se correspondan con las creencias de la familia, otros optan por jardines laicos, que reciben a niños de todos los credos (o de ninguno). Aún si tu familia practica una religión, puede que optes por estos últimos jardines y continúes con la enseñanza religiosa en casa. De nuevo, es una decisión de cada familia.

Finalmente, cabe aclarar que en Colombia existe la opción de jardines estatales, que proveen acceso a la educación inicial para que se beneficien también los niños de aquellas familias que no pueden afrontar la cuota de un jardín privado.

Ahora ya conoces algo más acerca de los principios que rigen los principales métodos de enseñanza y ciertas opciones con las que cuentas a la hora de elegir un jardín infantil para tu hijo. Sin embargo, antes de tomar una decisión, preparar el morral y acompañarlo en la adaptación, lo más importante es recorrer varios jardines hasta dar con el indicado. Por eso, en un próximo artículo te brindaremos orientación para el momento de estas entrevistas, qué tienes que tener en cuenta a la hora de visitar un jardín para conocerlo bien.

Por Mariana del Rosal en colaboración con LocosBajitos, agosto de 2019


Fuentes consultadas:

https://www.ourkids.net/school/preschool-programs 

https://www.pbs.org/parents/thrive/comparing-preschool-philosophies-montessori-waldorf-and-more

https://files.eric.ed.gov/fulltext/ED464766.pdf

http://jardininfantilcometas.edu.co/reggioemiliafilosofia/

http://jardininfantilmontessoriplanet.com/quienes-somos/

https://www.fundacionmontessori.org/educacion-montessori.htm?gclid=Cj0KCQjwp5_qBRDBARIsANxdcimv-1yYqW5fXZtG_cW87pfzFZPiILpvAUa10oACy6z9PC_GXEVNR3gaAtHEEALw_wcB

https://es.wikipedia.org/wiki/Educaci%C3%B3n_preescolar#Colombia

https://jardininfantilstanford.edu.co/como-trabajamos/niveles-pedagogicos/

http://www.waldorfcolombia.org/seccns/pedagogia.html

https://www.ourkids.net/school/preschool-programs

https://psicologiaymente.com/inteligencia/teoria-inteligencias-multiples-gardner

https://www.thelearningexperience.com/bubbles-blog/the-benefits-of-second-language-acquisition-in-early-childhood



Dejar un Comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deberán ser aprobados antes de ser publicados