Jardín infantil: Lista de Chequeo para tu primera visita

9/17/19

¿Estás buscando un jardín infantil para tu hijo? En un artículo anterior hablamos acerca de los diferentes enfoques pedagógicos que pueden encontrarse en los jardines infantiles, de sus similitudes y sus diferencias. Recordamos que no existe uno mejor que el otro, sino que todo depende de las características del niño en cuestión y de los valores y decisiones de cada familia. 

Si ya has decidido buscar un jardín infantil con determinada orientación y has encontrado uno (o tal vez varios) establecimientos que se adecúan a lo que estás esperando, ha llegado la hora de concertar entrevistas e ir a conocer los jardines. En esta oportunidad te daremos algunas recomendaciones de qué cosas debes preguntar y a qué prestar atención para asegurarte de elegir una institución ideal para tu hijo.

 

Antes de cualquier entrevista

Lo más importante a la hora de inscribir a nuestro hijo en un jardín infantil es asegurarse de que esté debidamente reconocido por las autoridades del Ministerio de Educación Nacional, legalizado y aprobado con la resolución correspondiente. El estar bajo un marco legal nos garantiza que la institución cumple con las condiciones básicas de infraestructura, de seguridad e higiene. Un jardín que no ofrece esta garantía no debería siquiera ser considerado. Por otro lado, también es importante corroborar la reputación del jardín elegido, tanto online como entre conocidos. 

Una vez que estamos seguros de que el jardín tiene aval oficial como institución educativa y de haber recibido buenas recomendaciones, entonces sí, podemos evaluar otras cuestiones. Desde ya que la distancia al hogar (o al lugar de trabajo de alguno de los padres) y el costo son factores decisivos, pero no son lo único a tener en cuenta. Hay otras características que puedes observar y preguntar en una entrevista –mejor aún si puedes concurrir con tu hijo.

 

Ambientes limpios, seguros y agradables

Lo primero que podrás observar a simple vista al conocer y recorrer el establecimiento son las condiciones del lugar. Debería verse muy limpio y cuidado, con salas iluminadas y bien ventiladas. Todos los artefactos de calefacción o ventilación deberían estar bien alejados del alcance de los niños, debe haber rejas protectoras en escaleras y ventanas para prevenir accidentes, así como elementos de seguridad a la vista y de fácil acceso: botiquín, extintores, etc. 

Por otro lado, el tamaño del jardín puede ser importante o no, de acuerdo con cómo sea la vivienda del niño. Un pequeño que vive en un apartamento tal vez se sienta cómodo con un patio pequeño, pero un niño acostumbrado a disponer de mucho espacio para correr en su casa, se sentirá encerrado si el jardín tiene dimensiones muy reducidas.

 

Cuestión de números

Otro aspecto importante es el tamaño de clase por número de niños, y el ratio de adultos por clase. Ten en cuenta que, cuanto más pequeños sean los niños, más reducidos deberían ser los grupos, ya que cada pequeño necesita más dedicación. De acuerdo a lo que establece el Ministerio de Educación en las zonas rurales debe existir un docente por cada 25 niños y para la zona urbana uno por cada 35. Esos son los límites máximos, sobre los cuales habría lugar a intervención de las autoridades. Con grupos más pequeños el docente tiene más posibilidades de trabajar de manera creativa y personalizada, este criterio lo conocen los jardines privados y en los mas exclusivos puedes llegar a encontrar hasta 3 adultos dedicados por cada grupo de 10 a 12 niños (generalmente cuentan con un docente y una ó varias auxiliares). 

Otra pregunta relativa a la composición de los grupos es saber si el jardín fomenta la inclusión, si aceptan niños y niñas con capacidades diferentes y qué facilidades brindan a estas familias para que realmente se trate de un jardín diverso y abierto a todos.

 

El personal a cargo

Es importante que, además de por la cantidad, preguntes por la formación del personal del jardín infantil. Es muy deseable que se trate de personas amorosas y pacientes, con gran vocación por trabajar con niños pequeños, pero por sí solo esto no alcanza. Recordemos que, cuando hablamos de jardines infantiles, no se trata solo de guarderías que contienen y cuidan niños mientras los padres trabajan, sino que son instituciones educativas que deben ofrecer un marco pedagógico.

Por eso, los docentes a cargo del grupo deberían ser psicopedagogos o psicólogos especializados en desarrollo infantil. También debería haber un coordinador académico y un director con formación en pedagogía. Las asistentes idealmente deberían contar con un título (o al menos estar estudiando) una carrera como técnico en educación inicial.

Es fundamental que cualquier persona que trabaje con niños sepa cómo actuar en caso de accidente, o si hay necesidad de evacuar el establecimiento.

 

Trato del personal a los niños 

Algo que puedes observar si asistes al jardín mientras transcurre una jornada es el trato que todos los adultos brindan a los niños. También puedes consultar sobre el manejo real y protocolo de pataletas y mal comportamiento de los niños, algo totalmente esperado con pequeños de esa edad. No todos los jardines infantiles manejan estas situaciones de la misma manera, ya que depende mucho del perfil pedagógico de la institución. En todo caso, lo importante es que la familia y el jardín infantil estén de acuerdo en cómo se deben marcar los límites, así como cuáles comportamientos son aceptables y esperados y cuáles no se permiten, para brindar seguridad a los niños.

 

Período de adaptación

El jardín debería contemplar que cada niño tiene su ritmo y sus tiempos para adaptarse, especialmente si es la primera vez que tu hijo concurrirá a un establecimiento y se separará de ti durante parte de la jornada (o toda). Pregunta por cómo es la adaptación, si los padres pueden pasar a los salones en esos días, si cuentas con la posibilidad de hacer un horario que se extienda progresivamente, etc. Hay algunos jardines que esperan que las familias se involucren y participen de manera muy activa. Otros, en cambio, prefieren convertirse en un ámbito exclusivo de los niños y pueden ser más reservados.

 

Alimentación

Idealmente, el jardín debería contar con una nutricionista que avale la alimentación de los niños mientras están en la institución. Hay jardines que incluyen planes de alimentación saludable y fomentan que los niños compartan frutas y otros alimentos frescos. Pregunta cómo son los refrigerios que se ofrecen y, en el caso de que tu hijo vaya a asistir toda la jornada, consulta sobre si comen todos los niños la misma comida o cada uno trae su lonchera desde casa. 

 

Salud y protección

Cuando acudas a la entrevista, no olvides preguntar por los protocolos de manejo de enfermedades de los niños en el jardín. Por un lado, necesitas saber qué cobertura de salud tiene la institución y cómo se manejan ante accidentes o enfermedades repentinas (por ejemplo, si a tu hijo le sube fiebre, o le aparece una erupción). Pero además, teniendo en cuenta lo frecuentes que son las enfermedades infectocontagiosas a esta edad, qué debes hacer cuando tu hijo se enferma y cómo se previene que haya contagio masivo en estos casos. Por último, pero no menos importante, un tema que preocupa y sobre el cual no hay que tener reparos en hablar: cuál es el protocolo de prevención de abuso sexual del menor.

También debes preguntar por los protocolos de seguridad de ingreso y salida de personas del jardín. ¿Cómo se controla quiénes pueden retirar al niño? ¿Es posible ingresar al jardín, o solo llegar hasta la puerta del establecimiento? 

Por otro lado, nuestros tiempos agregan una preocupación no menor que seguramente no tendrían las generaciones anteriores, y es la exposición de los niños en redes sociales públicas del jardín, si publican con frecuencia fotografías y videos de los eventos y clases, qué controles de privacidad ofrecen para proteger la identidad de los niños en la web y si es posible para ti optar por que tu hijo no sea incluido en las mismas si es que así lo prefieres.

Igualmente, debes preguntar si el jardín cuenta con circuito cerrado de televisión, y de ser así quienes pueden acceder a los videos, pues hay jardines que ofrecen visión 24/7 a los padres de familia por aplicaciones web y estas, como todo lo que circula en el ciberespacio, podrían llegar a ser hackeadas.

Un último consejo: no te incomodes por hacer todas estas preguntas. Al dejar a tu hijo en el jardín debes irte con plena seguridad de que allí está igual de cuidado y protegido que si estuviera en casa con su familia.

 

¡Te deseamos que pronto des con el jardín que estás buscando y que tu hijo pase muchos ratos felices allí!

 

Por Mariana del Rosal, septiembre de 2019


Fuentes utilizadas:

https://mundomontessori.edu.co/que-debo-saber-al-escoger-un-jardin-infantil-para-mi-hijo/

https://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/printer-117562.html

https://www.semana.com/educacion/articulo/siete-claves-para-escoger-jardin-infantil/401442-3

Deja tu comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.