La seguridad no es un juego: La silla de carro para bebe

La seguridad no es un juego: La silla de carro para bebe

6/13/19

Viajar con niños puede ser una experiencia divertida y enriquecedora para toda la familia. Pero ante todo, debe preocuparnos (y debemos ocuparnos de) la seguridad de nuestros hijos. Te explicaremos las normas de seguridad vigentes –y la importancia de respetarlas-, además de darte sugerencias y recomendaciones para que viajar en auto con un bebé abordo sea seguro y placentero, haciendo uso correcto de la silla de carro para bebe.

 

Números que asustan

 

Colombia, como otros países de América Latina, arroja cifras realmente preocupantes en materia de seguridad vial. Aquí las compartimos contigo porque nos parece la mejor manera de crear conciencia, y de evitar futuros siniestros que tengamos que lamentar. ¿Sabías que solamente en las últimas fiestas de fin de año, entre Navidad y Año Nuevo de 2019, perdieron la vida 763 personas en accidentes de tránsito? Se calcula que los choques y otros siniestros causan la muerte de aproximadamente 7000 personas por año en Colombia. Eso, sin contar los miles de víctimas de todas las edades que, sin morir, resultan lesionados, sufriendo secuelas en muchos casos irreversibles.

Si bien las autoridades reconocen que ha habido una cierta reducción en estas tremendas cifras, teniendo en cuenta las de años anteriores, la meta debería ser cero muertes en accidentes de tránsito. Lo más preocupante de todo es que en la inmensa mayoría de los casos, los siniestros se deben a causas humanas: exceso de velocidad, no respetar las leyes viales, o consumir alcohol antes de conducir.

 

Los niños, los más desprotegidos

 

Los menores de edad son los más indefensos al viajar en carro. Por un lado, ellos no tienen absolutamente ninguna responsabilidad, ya que cuidarlos y enseñarles las normas (incluso como peatones) es nuestra tarea. Por otro lado, su cuerpo pequeño y en crecimiento es particularmente proclive a salir lastimado en un choque. Por este motivo, resulta fundamental tomar todas las medidas necesarias para asegurar su protección, desde elegir el modelo de carro que mejor respete los estándares de seguridad, hasta proporcionarles los asientos reglamentarios de acuerdo con su peso y su edad.

Por supuesto, también nos corresponde asegurarnos de que nuestros hijos respeten las normas al cruzar la calle y al ir en automóvil (por ejemplo, no sacar las manos por la ventanilla, llevar siempre bien ajustado el cinturón de su asiento aunque puedan protestar o llorar, etc.).

De acuerdo con el artículo 82 del Código Nacional de Tránsito en Colombia, ningún menor de diez años debería viajar en el asiento del conductor. Aún si viajas solo con tu hijo, el niño siempre debe sentarse atrás, debidamente sujeto con su cinturón de seguridad, y si es hasta los doce años en lugar de hasta los diez, mejor. Los airbags del asiento del acompañante no solamente no protegen a los niños ¡sino que incluso pueden lesionarlos y hasta asfixiarlos!

 

A cada cual su dispositivo

 

Un bebé abordo nunca debe ir en brazos de sus padres, ni siquiera si uno de ellos está sentado en el asiento de atrás. Es muy peligroso sujetar a dos personas con el mismo cinturón de seguridad, mucho más si uno de ellos es un niño, pues el peso del adulto en caso de impacto a velocidad se multiplica y aplastaría al del infante que está sujetado a su mismo cinturón de seguridad. Por otro lado, tampoco es seguro sujetar al bebé o al niño pequeño solamente con los brazos. En el caso de que se produzca un choque, cosa que ocurre en pocos segundos y que es imposible prevenir, el peso del bebé se multiplica de acuerdo a la velocidad a la que se produzca el impacto: así, un niño de 12 kilos en brazos de su madre, si el carro choca a 50 km/h (velocidad dentro de todo reducida y siempre dentro de los límites legales), pasaría a pesar 600 kilos, con lo que no hay manera de sujetarlo con los brazos por más fuerza que hagamos, saliendo de nuestros brazos como proyectil sin protección alguna y convirtiéndose en un peligro para las personas que viajan adelante, como lo demuestra este video:

 

 

Las sillas especiales para bebés y niños, en ese sentido, no deben ser consideradas jamás un lujo, sino una necesidad vital para resguardar la seguridad de nuestros hijos en el carro. Así como en los países de altos ingresos son utilizadas en 9 de cada 10 casos (tasa correspondiente a Australia), lamentablemente, en los países de América Latina la silla de carro para bebés todavía no es utilizada de manera masiva. Debemos tomar conciencia de su importancia crucial, elegir la indicada para cada momento de la vida del niño, asegurarnos de que estén bien instaladas (siguiendo las instrucciones específicas de cada fabricante y haciendo supervisar su instalación), y cambiarlas cuando sea necesario.

 

A cada edad, su soporte indicado

 

Los car seats, o sillas de carro para bebé, vienen en diferentes tipos. El primero es el asiento que mira hacia atrás, para infantes, muchas veces viene integrado con el cochecito de bebé y puede retirarse e instalarse con seguridad en el vehículo. Estos asientos protegen al delicado cuello del bebé, al ir hacia atrás resultan mucho más seguros en un choque frontal y además, impiden que el pequeño se maree. Por cierto, debes usarlos desde el primer día de vida de tu hijo, así que debería estar instalado ya en el mismo momento en que lo traes a casa desde el hospital. Debe emplearse este tipo de asiento hasta que el bebé lo sobrepase con su altura, entonces habrá que cambiarlo a alguno de los modelos convertibles, y todo-en-uno que pueden ser empleados por bebés mayorcitos y que permiten que los niños viajen más tiempo mirando hacia atrás, lo que debes hacer por lo menos hasta los dos años. Tengamos en cuenta que, colocadas a contramarcha, las sillas de bebés de 0 a 15 meses reducen en un 76% los traumatismos y en un impresionante 90% las lesiones graves. Por lo tanto, cuanto más puedan conservar esta posición, más seguro resulta.

Para niños que ya viajan mirando hacia delante y que han superado en talla ó peso los máximos de su silla de bebé, hay sillas tipo booster que cuentan con arnés y correa de sujeción que impiden que el niño salga disparado en caso de que se produzca una colisión o una frenada brusca. Muchos modelos permiten ir adaptándose al crecimiento del niño sin tener que comprar mas de una silla desde que tu hijo nace hasta que ya es lo suficientemente grande para ir solo con cinturón de seguridad en el asiento de atrás (hasta los 10 a 12 años). Si el carro no tiene cabezales, algunos modelos de booster traen espaldar alto y ofrecen protección adicional para la cabeza del niño, algunos de mas alta gama traen protección lateral para cabeza y hombros que funciona muy bien para proteger de impactos laterales. Esto es importante si consideramos que un estudio que se llevó a cabo en Suecia arrojó que el 50% de los traumatismos mortales en niños de tres años ocurrió en choques laterales.

Por último, existen los boosters sin espaldar o elevadores, y que ayudan a que el cinturón de seguridad del vehículo quede correctamente ajustado sobre el cuerpo del niño. Puede también usarse en este caso adaptadores de cinturón de seguridad que en lugar de subir el niño para que se ajuste al cinturón, baja el cinturón para que se ajuste al niño (alternativas super portátiles que pueden llevarse en el morral de colegio y usarse en ruta escolar). Se debe continuar empleando asientos de seguridad hasta tanto el niño los supere por su peso y altura. Los boosters sin respaldo incluso resultan convenientes para niños de diez años o más que viajen en el asiento trasero, y deberían usarlos hasta que alcancen 1,50 metros de estatura.

 

¿Y si son varios hermanitos?

 

A la hora de acomodar a los niños en tu carro, siquiera para ir hasta la tienda que está a pocos metros de casa, debes tener en cuenta que a cada niño le corresponde su propio dispositivo y que bajo ningún punto de vista deberían ir sueltos. Una familia con tres hijos puede beneficiarse de un modelo como la Scenera Next, que por su tamaño permite acomodar hasta tres niños en el asiento trasero. Por cierto, la regla general, incluso para transportar pasajeros adultos, dice que el número de pasajeros por vehículo debe ser como máximo la cantidad de cinturones de seguridad que el carro tiene. Un carro con dos cinturones traseros y dos delanteros, por tanto, no debe llevar nunca más de cuatro pasajeros.

 

El cinturón, bien usado

 

El cinturón de seguridad es un dispositivo diseñado para salvar vidas, pero es importante recordar que está diseñado para el peso y el tamaño de los adultos, y que cuando se trata de niños, hay que prestar recaudos adicionales. Los cinturones deben reposar sobre los muslos del niño (no sobre su estómago) y ajustarse sobre el hombro y el pecho (jamás sobre el cuello). Si momentáneamente no se cuenta con car seat o booster, como ocurre cuando viajamos, en un vehículo ajeno (por ejemplo, el carro de los abuelos, ruta escolar, un taxi, un uber o para llevar algún amiguito en nuestro propio carro) para mejorar la protección del cinturón de seguridad existen adaptadores que bajan el cinturón hasta la altura del niño y chalecos que distribuyen la presión para evitar que un cinturón pueda lesionarlos. Por otro lado, si tu niño es travieso e intenta quitarse el cinturón una vez que ya estás conduciendo, te conviene considerar invertir en un sencillo lock que evitará que puedan destrabarlo.

Es fundamental que recordemos usar nosotros mismos el cinturón de seguridad al conducir, y bajo ningún punto de vista poner en marcha el carro antes de que todos y cada uno de sus ocupantes estén bien ajustados. Dar el ejemplo a nuestros hijos también contribuye a prevenir accidentes y, eventualmente, puede salvar vidas.

 

Es hora de cambiar la silla

 

Que el niño haya crecido y haya superado la silla de carro para bebés es un buen motivo para invertir en un nuevo modelo. Pero también hay otras ocasiones en las que es necesario comprar una silla nueva: si estuvimos involucrados en cualquier tipo de choque, y si la silla ha superado su fecha de vencimiento. En el primer caso, las sillas están preparadas para resistir un impacto, pero no más: si nos tocó estar en un accidente, agradezcamos la protección que el asiento brindó al niño, y procedamos a descartarlo y cambiarlo por uno nuevo de inmediato, pues ningún fabricante garantiza que los materiales no puedan haber sufrido un desgaste producto del primer impacto, y la protección que brinde ya no será completa.

Por el mismo motivo, las sillas tienen fecha de vencimiento del fabricante, y se las debe cambiar pasada la misma (normalmente cada seis años), pues después de esta fecha algunos de sus materiales sufren desgaste natural y, por eso mismo, la protección no es la óptima.

Se desprende de lo anterior que así como podemos aceptar de buen grado ropita para bebé de segunda mano, algunos juguetes que nos llegan de niños mayores y otros accesorios, jamás deberíamos comprar o heredar una silla de carro para bebés previamente usada, pues no sabemos a qué tipo de desgaste haya sido sometida. Esto aplica también para el alquiler de sillas de carro para bebés en alquileres de carros en el exterior, pueden alquilarse por un monto moderado pero no sabemos si la silla ya no es efectiva por haber estado ya en colisiones, lo que representa una protección menor en la vía para tu hijo, a ser considerada especialmente si viajamos a países con autopistas de alta velocidad. Insistimos: es un artículo demasiado importante como para ahorrar.

 

También en los aviones

 

La silla de carro para bebés puede servirnos también si viajamos en avión. Como mencionamos anteriormente, es fundamental contar con ella si rentaremos un carro en destino, y si bien es cierto que las agencias las ofrecen con el alquiler, ¿qué mejor que viajar con la propia? Un trolley para silla de carro spermite transportar con facilidad y seguridad al niño en aeropuertos y traslados, ayudan a que el bebé viaje seguro dentro del avión, y que una vez que lleguemos a nuestro lugar de vacaciones, nos aseguremos de que el pequeño viaje protegido todo el tiempo.

 

¡Mi hijo no quiere sentarse en la silla!

 

Por supuesto que los niños que están acostumbrados a viajar sentados de cualquier manera no aceptan de buen grado las sillas y se quejan si los hacemos colocarse el cinturón de seguridad. Pero entonces debemos recordar que nosotros somos los padres, los encargados de velar por su seguridad y bienestar. Si un bebé llora porque le duele el pinchazo, ¿dejaríamos de darles las vacunas que indica el pediatra? Si nuestro hijo se queja del sabor amargo de la medicina, ¿le permitimos que no la tome? Claro que no. De la misma manera, el utilizar sillas de carro para bebé, boosters y cinturón de seguridad no es en absoluto decisión del niño sino que es algo que no se negocia.

Para asegurarte de que tus hijos estén cómodos cuando viajan a contramarcha, cuentas con accesorios como espejos, que puedes colocar en tu carro para monitorearlos y además, para que ellos te puedan ver a ti y no se sientan tan ansiosos. Por otro lado, es bueno que estimules la conversación, escuchar música que les guste a todos, o el uso de juegos seguros (como llevar masa no tóxica para que manipulen, libritos de colorear, un muñeco de peluche, etc.).

 

El calor: otro riesgo a considerar

 

Muchos niños se quejan al viajar en carro porque sufren la molestia constante del sol y del calor. Si bien no son imprescindibles para proteger su vida como sí lo son las sillas de carro para bebé, los boosters y los cinturones, no está de más aprovisionarte de algunos accesorios económicos que disminuirán su incomodidad y harán del viaje en carro un momento más placentero para todos: nos referimos, por ejemplo, a las fundas protectoras para ventanas, o los forros protectores para evitar que las sillas estén muy calientes cuando se sienten en ellas. Por otro lado, siempre ten a mano agua fresca en un termo para que ni los niños ni tampoco los adultos pasen sed mientras viajan.

Si hablamos del calor, no podemos dejar de mencionar el peligro de dejar a un niño solo dentro del carro, siquiera por un minuto. Es otro riesgo terrible que se lleva todos los años vidas infantiles y que merece un artículo aparte.

 

La seguridad a bordo del carro es un tema mayúsculo que amerita que le dediquemos la importancia necesaria. Después de todo, están en juego las vidas y el bienestar de los niños. Con el asiento adecuado, y claro, respetando las leyes de tránsito, estamos haciendo nuestra parte para darles a nuestros hijos la protección que se merecen.

 

Dejar un Comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deberán ser aprobados antes de ser publicados