Seguridad de bebes y niños: Prevenir accidentes en el hogar

8/31/19

Casa segura para bebés: ¿Cómo prevenir accidentes domésticos?

Quieres que tu bebé crezca sano y seguro, y por lo tanto, te preocupa que pueda sufrir un accidente doméstico. Tu inquietud no está de más: es necesario que conozcamos el alcance de estos incidentes y que tomemos todas las medidas posibles para prevenirlos. En este artículo te contaremos qué tan frecuentes son los accidentes en niños y bebés, cómo puedes prevenirlos y qué otras precauciones puedes tomar para, eventualmente, actuar a tiempo.

¿Qué tan frecuentes son los accidentes domésticos en niños?

Lamentablemente, los accidentes en casa son sumamente frecuentes. De hecho, de acuerdo con un estudio de 2016, más de 2500 niños en Colombia perdieron la vida en accidentes ocurridos en su hogar, la mayoría de ellos prevenibles. Es tremendo saber que los accidentes infantiles son la principal causa de muerte entre menores de 15 años, y más aún tomar conciencia de que más de la mitad de estos accidentes se producen en el hogar del propio niño. Esto posiblemente se debe a que, así como cuando salimos al parque o estamos de visita en casa de familiares vigilamos al niño hasta “con ojos en la espalda”, en casa los adultos tendemos a bajar la guardia, a distraernos por algún momento, posiblemente enfrascados en alguno de los tantos quehaceres pendientes. Y los accidentes no avisan: ocurren en el momento menos pensado.

¿Cuáles son las principales consecuencias?

Del mencionado estudio de 2016 se llegó a la conclusión, entre 6600 accidentes registrados, que las caídas y los golpes contundentes son el accidente que ocurre con mayor frecuencia, y que puede resultar en traumas o fracturas. Por supuesto que la gravedad se deberá a la altura de donde caiga el niño: caerse de una silla posiblemente solo conlleve un moretón, mientras que caerse de una altura considerable (como por ejemplo, de un balcón) puede costarle la vida. Otra consecuencia son las heridas, por ejemplo, al manipular objetos punzantes. Por otro lado, las intoxicaciones y las quemaduras son accidentes menos frecuentes estadísticamente hablando, pero pueden ser sumamente graves.

Anticiparse: la mejor medida de prevención 

No queremos con esto asustarte, sino simplemente generar conciencia de la importancia de tomar todas las medidas de precaución posibles, para después no tener que lamentarnos. Así como ya hablamos de la seguridad de los niños en el carro, también hay muchas cosas que se pueden hacer para evitar un accidente doméstico y las consecuentes lesiones.

En primer lugar, debemos recordar que los niños se accidentan porque está en su naturaleza explorar el mundo, y porque aún no tienen una noción del peligro. Un bebé muy pequeño se lleva a la boca todo lo que ve, un niño que ya camina tiene más riesgos de treparse a lugares peligrosos y caer. Los líquidos de colores (como los detergentes y otros productos de limpieza), el fuego de la cocina, los recipientes de vidrio, todo puede resultarle muy llamativo a un niño y es fundamental que los padres estemos atentos y nos anticipemos a estas situaciones que potencialmente pueden ser tragedias.

En segundo lugar, también hay que anticiparse a las etapas de crecimiento del niño. La prevención de caídas empieza mucho antes de que el bebé aprenda a rodar sobre sí mismo: nunca debemos cambiar siquiera a un recién nacido en una superficie elevada sin protección. Aún si lo colocas sobre la cama, emplea siempre una barrera de protección. Nunca debemos dejar en la cuna elementos con los que pueda asfixiarse. Tampoco debemos dejar que un niño pequeño manipule juguetes no apropiados para su edad por el peligro potencial de asfixia en caso de ingerir piezas pequeñas.

Por último, aún cuando tu hijo sea un bebé muy pequeño y no se desplace, conviene revisar todos y cada uno de los rincones de la vivienda poniéndose en el lugar del bebé, para detectar posibles riesgos y tomar las precauciones adecuadas: colocar protectores de dedos en las puertas para evitar que se cierren por completo, cerrar bien los armarios, los cajones y gabinetes con seguros, acolchonar los ángulos de las mesas y otros muebles, etc.

La cocina, el lugar más peligroso de la casa

Aproximadamente el 65% de los accidentes en el hogar se producen en la cocina. Hay muchos elementos de riesgo en ella: desde el fuego de los fogones hasta las preparaciones calientes que se cocinan en ellas, los productos de limpieza, los cuchillos, los electrodomésticos y sus correspondientes cables, cuchillas y enchufes, etc. Si se derrama un líquido, el suelo puede quedar resbaloso y una caída en este espacio podría resultar muy grave. Por todo ello, lo mejor es que los niños nunca entren solos a la cocina, y mucho menos cuando alguien está cocinando. Una reja divisora puede servirte mientras los niños son muy pequeños. Cuando sean mayores, asegúrate de conversar con ellos acerca de los riesgos de la cocina y crearles conciencia de la importancia de tener mucho cuidado en este espacio de la casa.

Al preparar la comida, utiliza los fogones más alejados del borde y coloca siempre las asas de las ollas y sartenes hacia dentro, para evitar que un niño curioso se empine, estire brazos y puedan caérsele encima. Guarda tus cuchillos y otros elementos punzantes en un cajón con traba. Y deja siempre los productos de limpieza fuera del alcance de tus hijos, en estantes bien altos o mejor aún, guardados bajo llave. 

El segundo lugar peligroso es el baño. Jamás dejes a su alcance el botiquín, o productos de tocador como cremas, perfumes, lociones, etc. Protege a tus hijos con seguros para evitar que puedan abrir la tapa del sanitario, con alfombras antideslizantes para evitar caídas al bañarse o salir del baño, y jamás los dejes solos en la bañera, aún con muy poco agua.

Prevención de golpes y caídas

Cuando los bebés aprenden a gatear, no puedes perderlos de vista ni por un segundo. ¡Cualquier descuido podría ser peligroso! Por eso, acostúmbralos a pasar parte del tiempo jugando en un corral, para que puedas dejarlos allí si necesitas ir al baño o hacer alguna tarea (y aún así, siempre conviene vigilarlos mediante un monitor). Pero claro, no puedes mantener a tu hijo encerrado todo el tiempo, pues es natural que sienta curiosidad y que quiera investigar, que pueda hacerlo jugará un rol primordial en su desarrollo motor y cognitivo. Por eso, asegúrate de proporcionarle largos ratos de exploración supervisada, de dejar a su alcance muchos objetos que sí sean seguros –libros, cucharas y cucharones de madera, ollas de cocina, adornos que no se rompan, ropa, etc. y de limitar su acceso a ciertos lugares de la casa (como las escaleras) con rejas o barreras protectoras.

De más está decir que todas tus ventanas y escaleras, así como el balcón y la terraza, deben contar con rejas de seguridad. También recuerda colocarlas alrededor de la piscina si tienes una.

¡Mucho respeto con la electricidad!

Desde muy pequeños debemos inculcarles que los enchufes, los tomacorrientes y los cables no son para jugar y que pueden ser muy peligrosos. Es cierto que las tapas protectoras en los tomacorrientes pueden serte útiles (y son indispensables donde hay niños), pero también es fundamental instalar un disyuntor en tu hogar para que ante la menor falla se corte inmediatamente la corriente eléctrica. Podría salvar las vidas, no solo de los niños, sino también de los adultos.

Posibles elementos tóxicos

Ya hablamos de productos de limpieza y de tocador. Pero, ¿sabías que también las plantas podrían ser peligrosas? Un bebé podría llevarse las hojas a la boca e intoxicarse con ellas. Una precaución adicional es jamás reutilizar un recipiente de comestibles para guardar un producto que no lo sea: por ejemplo, colocar líquido limpiavidrios en una botella de gaseosa, o bolitas de naftalina en una lata de galletas, etc. Aún si quedan bien guardados, si un niño accede a ellos en un descuido podría ingerirlos e intoxicarse. También debes mantener alejados a los bebés y niños del área donde las mascotas de la casa hacen sus necesidades. Extrema las precauciones con la limpieza si hay animalitos en el hogar.

Otras medidas frente a los accidentes

Aún antes de que nazca tu bebé, no está de más tomar un curso de primeros auxilios, maniobras frente a la asfixia, y RCP, además de crear un buen botiquín para manejar primeros auxilios en casa. En caso de que se produzca un accidente, cada segundo es crucial y es bueno que sepas cómo actuar. 

También debes dejar a la vista los números del pediatra, de la línea de emergencias de la prepagada si cuentas con una, los números de teléfono de los padres del bebé y de otros adultos que pudieran acudir en caso de que ustedes no estén disponibles, etc. En el caso de que se produzca un accidente doméstico, en Colombia está habilitada la Línea única de Emergencia: 123 en la que puede reportarse desde un incendio, hasta un accidente que requiera asistencia urgente. ¡Esperemos no necesitarla nunca, pero no está de más tenerla en la agenda!

¡Deseamos que tu casa sea siempre un lugar seguro para que tu bebé crezca sano y feliz!


Por Mariana del Rosal, agosto 2019


Fuentes consultadas:

https://www.elespectador.com/noticias/bogota/2016-han-sido-atendidos-mas-de-6600-accidentes-caseros-articulo-637452

https://www.unicef.org/colombia/pdf/cifras.pdf

https://www.eltiempo.com/vida/educacion/muertes-de-ninos-por-accidentes-prevenibles-en-colombia-29765

http://prevencionar.com/2018/04/19/sabias-que-la-primera-causa-de-muerte-en-ninos-de-hasta-15-son-los-accidentes-sobre-todo-en-el-hogar/

https://www.elheraldo.co/barranquilla/accidentes-prevenibles-una-amenaza-que-dejo-96-ninos-fallecidos-en-2016-317796

https://www.pampers.com.ar/bebe/medidas-de-seguridad-a-prueba-de-ninos

https://www.serpadres.es/1-2-anos/salud-enfermedades/especiales/casa-a-prueba-de-ninos

https://tvcrecer.com/ninos_recien_nacido/consejos-para-preparar-tu-casa-a-prueba-de-bebes/

https://espanol.womenshealth.gov/pregnancy/getting-ready-baby/making-your-home-safe-baby

Dejar un Comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deberán ser aprobados antes de ser publicados