Teteros: ¿Cuándo y cómo elegirlos?

Teteros: ¿Cuándo y cómo elegirlos?

11/16/20

Hasta hace algunas décadas, el tetero (también conocido como “mamadera” o "biberón", según el país) era considerado un accesorio básico en la canasta de cualquier bebé. En la actualidad, no es una compra obligatoria pues se ha vuelto a impulsar la lactancia materna como la alimentación ideal del bebé (¡y del niño!), y no lo recomendaríamos como obsequio para un baby shower a no ser que la futura mamá lo solicite expresamente. De todas maneras, puede resultar muy útil y no necesariamente haya que tomar una decisión entre lactancia exclusiva y tetero, sino que puedas combinar los dos llegado el caso.

Por cierto, no todos los bebés utilizan tetero. Incluso aquellos que quedan al cuidado de otras personas, pueden alimentarse con leche materna o fórmula desde muy pequeños con ayuda de una cucharilla, por ejemplo, una de las opciones que permiten compatibilizar la alimentación del bebé con la lactancia materna, hasta que puedan hacer su transición al vaso pitillo. Así que en este artículo no te persuadiremos de que compres sí o sí un tetero, sino que te guiaremos para que encuentres los mejores modelos en caso de que así decidas –o requieras- hacerlo.

 

Los orígenes del tetero

Se han encontrado evidencias arqueológicas de teteros (o dispositivos similares para alimentar a los bebés) entre las ruinas egipcias, etruscas, griegas y romanas, botellas de vidrio o de terracota cuya función no se ha podido establecer con seguridad, pero que sugieren que posiblemente fueran empleadas como sustituto del pecho materno.

Pero de cualquier modo, lo cierto es que el tetero tal como lo conocemos es un invento reciente, y no se popularizó hasta el siglo 20. Durante muchos siglos, el alimento principal de los bebés era la leche materna… pero no de su propia madre, sino de nodrizas, o “madres de leche”, mujeres de origen humilde que, a la par que a sus propios bebés, alimentaban a los hijos de las familias pudientes. Esta práctica continuó hasta entrado el siglo pasado, y coexistió con el auge de los teteros.

El primer tetero moderno surge en 1850, y se popularizó debido a dos condiciones. Por un lado, la llegada de la revolución industrial, y el descubrimiento de técnicas como la pasteurización, que aseguraban la posibilidad de esterilizar el recipiente para reducir el riesgo de enfermedades. También se comenzó a utilizar sustitutos de la leche materna para tratar de reducir la mortalidad infantil. Por otro lado, la revolución femenina y la necesidad de alimentar a los bebés cuando la mamá salía a trabajar hicieron del tetero un indispensable hacia mediados del siglo 20. De hecho, todo se dio en el contexto de una crisis del apego y la lactancia, y los teteros eran vistos como una liberación de la mujer, que se libraba así del “yugo” que implicaba la lactancia.

La llegada de materiales como el Pyrex, moldeable y resistente a la vez, en 1924, revolucionó los teteros. Aparecieron las botellas graduadas con tetinas de goma, y el cuello de los teteros se fue haciendo progresivamente más ancho para que pudieran ser limpiadas a la perfección.

En paralelo, se desarrollaron nuevas disciplinas médicas en pediatría y puericultura, que contribuyeron a que se diversificara la alimentación infantil. Los cereales para bebés y las primeras leches de fórmula en polvo aparecieron en Suiza, y fueron desarrolladas por Henri Nestlé and Maurice Guigoz.

En la actualidad, se sabe que los teteros y la leche de fórmula son alternativas válidas para quienes no pueden o no desean dar el pecho a sus bebés. Sin embargo, la OMS y otras organizaciones adoptaron en 1981 el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de leche materna, que busca proteger la salud de las madres y de los bebés, prohibiendo que se haga promoción de las prácticas que buscan sustituir la lactancia, que sabemos, es la manera más natural y saludable de alimentar a los bebés. Desde Locos Bajitos apoyamos y recomendamos la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y en paralelo a la alimentación complementaria hasta mínimo los dos años del niño, o hasta tanto madre e hijo se sientan cómodos con esta práctica.

 

¿Cuándo dar el tetero?

 

Hoy día, ninguna madre piensa (como pensaban nuestras abuelas) que dar el tetero sea mejor para la salud del bebé que dar de mamar. Pero el tetero sigue siendo un aliado a la hora de alimentar a nuestros hijos, y existen diversas situaciones que ameritan que se lo emplee:

  • Cuando las mamás volvemos a trabajar, o salimos, y el bebé queda a cargo de papá, otro miembro de la familia, o una persona que lo cuida: Los teteros actuales tienen formas ergonómicas que facilitan la alimentación del bebé en sus diferentes etapas, y además, presentan la ventaja de que permiten mantener la lactancia materna si la mamá extrae su leche y se la deja al cuidador. De gran ayuda resultan los extractores eléctricos, los hay en diferentes modelos, algunos muy silenciosos, otros portátiles, y también los hay manuales. ¡Incluso los hay en forma de brassieres!
  • En complemento con la lactancia materna, cuando las mamás necesitamos descansar: Aún si has optado por lactancia materna exclusiva, el tetero puede ser la salvación que te permita echar un sueño de algunas horas de corrido por las noches, cuando papá se involucra y puede alimentar al recién nacido durante algunos de sus despertares. Nuevamente puede ayudarte extraer y conservar tu propia leche. La leche se junta en recolectoras y se puede congelar para asegurarse un banco de leche para el momento de la vuelta al trabajo. En reemplazo de la leche materna, siempre se puede recurrir a la leche de fórmula indicada para la edad del bebé.
  • Cuando, por el motivo que sea, mamá no puede dar el pecho: Si le preguntas a tu madre o a tu abuela, seguramente escucharás más de una vez que ellas “no tuvieron leche” o que “se quedaron sin leche”. En realidad, la inmensa mayoría de las mujeres tiene la capacidad de lactar a sus bebés. Si estás teniendo dificultades, hay muchas vías para superarlas. Una asesora en lactancia certificada IBCLC puede ayudarte a resolver problemas de agarre, baja producción, o dolencias muy frecuentes como la congestión mamaria (también puede servirte un accesorio como el masajeador de lactancia). A la par que incorporas estas soluciones, el tetero puede brindarte la tranquilidad de que tu bebé recibe el alimento que necesita.
  • Cuando la mamá desea alimentar con tetero: De acuerdo con el pediatra Juan Eduardo Donoso (Instagram: @elpapadoctor) "La lactancia será deseada ó no será", y estamos 100% de acuerdo con ello. Tu cuerpo es tuyo, y la lactancia no debería sentirse como un deber o una imposición. Si la lactancia te genera rechazo, si no deseas hacerlo, tu bebé de todos modos crecerá sano y feliz si lo alimentas con amor por medio de un tetero, y tú también estarás más tranquila. Cuando la voluntad de mamá no es lactar, por los motivos que sean, el tetero cumple una buena función.

 

Tipos de teteros

 

Empecemos por aclarar que no todos los teteros son para todos los bebés. En ese sentido, recomendamos no comprar kit de teteros en el embarazo, que son costosos y que no tienes ninguna garantía de que vayan a ser un éxito. En su lugar, escoge solo uno de talla pequeña por marca, y si quieren ser precavidas, comprar teteros de dos o tres marcas diferentes. ¿Por qué? Porque cuando el bebé prueba por primera vez, en especial si está acostumbrado al pecho materno, puede rechazar totalmente una marca y todos los que vienen con ese kit tan costoso se pierden, quedan comprados sin estrenar. Que tu bebé rechace el tetero no significa que no va a aceptar ninguno, solo que esa marca no es para él o ella. El rechazo de los bebés amamantados a los teteros es tan frecuente que en la industria de teteros las marcas tienen sus tasas de aceptación medidas, siendo ComoTomo una de las de mayor aceptación.

También suele suceder que un bebé rechace el tetero cuando quien lo ofrece es la mamá, pero que lo acepte de buen grado cuando lo toma en brazos de su papá, sus abuelos u otros cuidadores. ¡Es que perciben que es una alternativa al pecho, y no un reemplazo!

Otra aclaración necesaria es que la selección de teteros que ofrecemos en Locos Bajitos se enfoca en teteros diseñados para bebés de lactancia materna, aunque pueden usarse también con fórmula infantil.

 

Ahora sí, veamos qué tipos de teteros hay:

 

  • Por volumen: Los hay pequeños, grandes, extra grandes. La capacidad se mide en onzas: 4-5 oz para recién nacidos o bebés amamantados que no toman mucho volumen en tetero, 8-9 oz para bebés mayores de 3 meses, 11 oz (marca MAM) para bebés de más de 6 meses. 
  • Por material de la botella: Todos los teteros que ofrecemos son perfectamente seguros para tu bebé. Puedes optar por modelos de plástico rígido tradicional, cuerpo de silicona (ComoTomoOlababy) o bien por cuerpo de vidrio ó de vidrio irrompible (borosilicato) (LifeFactory) y Nylon (Mimijumi). 
  • Por las tetinas o chupos: En este sentido, vale la pena destacar las innovaciones recientes para simular apariencia, sensación y movimientos que exigiría la lactancia materna en el bebé, y reducir el rechazo de los bebés amamantados al tetero, facilitando la alimentación por parte de terceros con tetero para leche materna extraída ó "fórmula infantil". Como ya mencionamos más arriba, casi todas las marcas buenas tienen su tasa de aceptación por bebés amamantados ya medida, y ComoTomo tiene una de las más altas en el mercado, 98%. 

Las tetinas vienen en textura microrugosa, que le aporta un suave texturado para simular al tacto la piel de mamá. También las hay de de silicona lisa tradicional (Lansinoh), o con color (Mimijumi) que simula el seno materno, y se caracterizan por su elongación y elasticidad.

Marcas como Lansinoh, Momma y Pigeon van cambiando de talla según el volumen de leche que permiten salir en cada succión (talla 0, para RN tiene comúnmente un huequito, talla 1 para 3-6 meses tiene dos huequitos, talla 3 para 6+ tiene tres huequitos, y el corte Y para salida de cereales y bebidas más densas, indicado para bebés de más de seis meses.

También respecto a la forma de la tetina puedes optar por circunferencia estrecha (tipo MAM, Pigeon y Lansinoh), o amplia que simula el seno materno (NanoBebe, ComoTomo, TommeeTippee, Olababy, Mimijumi). Está la tetina con pezón central tradicional, o lo más innovador, el pezón lateralizado que simula el seno materno como Hegen, Mimijumi o Olababy.

Por cierto, los diferentes modelos de teteros permiten intercambiar las tetinas para adaptar el flujo de la leche. Es decir, que si tu bebé acepta una determinada marca de tetero, cuando vaya creciendo no debes comprar uno nuevo, sino solo ir cambiando la talla de tetina. También debes reemplazar la tetina si observas en ella el menor rastro de desgaste (algo muy común en los bebés que empiezan la dentición, porque suelen morderlas).

  • Por el sistema que tenga para eliminar aire y evitar cólicos: Puede venir incorporado a la tetina (válvulas en la forma de la tetina como el ComoTomo), o como pieza adicional como el TommeTippe advanced anticolic ó el tradicional Dr. Brown, o los teteros antireflujo MAM.

 

Otros tips importantes a tener en cuenta

 

Cuando compres un tetero, procura que tenga pocas piezas para lavar, que el modelo se pueda lavar metiendo la mano y con una esponjilla normal, sin necesidad de cepillos especiales. La limpieza de los teteros, sobre todo durante los primeros meses, insume tiempo. Es más sencillo si no requieren esterilizador de teteros, como los teteros antireflujos Mam que se autoesterilizan en microondas.

Si tu bebé se alimenta con leche de fórmula, hay modelos especiales como el PopYum, que te permite prepararlos en segundos pues tienen un embudo especial que permite almacenar la leche de fórmula en polvo, y el agua aparte, y con solo apretar un botón mezclar las dos cosas. De todos modos, también pueden utilizarse con leche materna.

Algo que debes tener en cuenta es que la leche que el bebé no toma debe ser descartada, no puedes guardar un tetero a medio llenar para que lo consuma después. Entonces, procura no ofrecer a tu bebé mucha más leche de la que toma habitualmente, para evitar el desperdicio.

 

¿Qué más necesitas comprar?

 

Si ya tienes el o los teteros para la edad correspondiente del bebé, hay algunos accesorios que te pueden ser muy útiles:

  • Un escurridor de teteros, para asegurarte de que se seque bien. Avent tiene un modelo tipo árbol y OXO Tot, uno portátil que incluye cepillo.
  • Por cierto, el cepillo para lavar teteros es práctico, y se torna indispensable si a tu bebé le gusta una marca que no tiene la boca demasiado ancha.
  • Otro elemento práctico es el esterilizador para teteros. Cuisineart tiene uno que funciona con rayos UV.
  • Si estarás usando tetero de manera regular, un calentador rápido puede serte práctico, ¡sobre todo cuando el bebé llora de hambre y no puedes esperar a calmarlo! The First Years tiene un modelo que funciona tanto como calentador como esterilizador.
  • Ya hemos mencionado que existen diversos modelos de extractores de leche que te sirven para que el tetero sea un complemento de tu lactancia, y que puedas seguir produciendo leche aún si vuelves a trabajar, almacenarla y dejarla en casa para que tu bebé se alimente cuando lo cuida otra persona.
  • Si utilizarás fórmula infantil en lugar de leche materna de banco de leche, te pueden ser muy prácticos un dispensador para llevar siempre en la pañalera y un mezclador.

 

¿Cuándo interrumpir el uso de tetero?

 

De acuerdo con recomendaciones de la Asociación Americana de Odontología (ADA), el uso del chupo del tetero tradicional (con forma de pezón) debería suspenderse después de que el bebé cumpla su primer año, porque de lo contrario genera riesgo de modificaciones óseas en el paladar, los dientes y el encaje de la mordida. También recomiendan que el tetero sea exclusivamente para suministrar al bebé leche materna o de fórmula, y no jugos ni otras bebidas, y que no se permita que el bebé duerma con el tetero en la boca porque esto puede ocasionar caries.

¿Y después del tetero qué? Existe una gran variedad de vasos de transición o vaso pitillo, también conocidos como sippy cups, que funcionan como un intermedio entre el tetero y el vaso normal. Hay familias que acostumbran a sus bebés desde muy temprano a beber de un vaso (al iniciar la alimentación complementaria y ofrecer agua, por ejemplo), pero estos vasos tienen la ventaja de que controlan el flujo de salida de líquidos para los bebés, que están acostumbrados a esto mismo en su tetero, evitando de esta manera que evitando el flujo de demasiado liquido los pueda ahogar. Un modelo que recomendamos es el Zoli Bot, pero hablaremos más de este tipo de productos en un próximo artículo.

 

¡Esperemos que, si decides utilizarlo, encuentres el tetero indicado para cada etapa de tu bebé, y que este siga creciendo sano y feliz!

 

Por Mariana del Rosal, en colaboración con LocosBajitos.co

Noviembre de 2020

 

Fuentes:

https://www.alimentarium.org/en/magazine/history/history-baby-bottles

https://ihan.es/docs/oms/codigopaho.pdf

https://www.ada.org/~/media/ADA/Publications/Files/ADA_PatientSmart_BBTD.ashx

 

Deja tu comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.